En “La Última Colonia,” John Scalzi vuelve a tomar un riesgo, nos saca del cuadro de referencia militarista al que veníamos acostumbrados en esta serie, y nos muestra ¿cómo es la vida civil en el universo de Old Man’s War?

Pero Scalzi no es tonto, allí donde en el libro anterior “The Ghost Brigades” nos descolocaba un poco (totalmente a propósito) narrando la historia desde el punto de vista de un personaje totalmente nuevo, en esta ocasión nos vuelve a traer al familiar John Perry y a su ahora esposa Jane Sagan, aunque en una ambientación muy diferente a la que les habíamos visto antes.

Como ya dije, esta novela nos muestra el otro lado de este universo,  veníamos viendo una civilización orientada al 100% por y para lo militar, pero ¿de donde sale la comida? ¿De donde salen los recursos? ¿Por qué y para qué están peleando estos soldados? ¿Cual es el propósito de esta gigantesca maquinaria de guerra? Eso es lo que nos muestra este libro, ¿cómo se administran las colonias? ¿Cómo se procede a la colonización de un nuevo mundo? ¿Cómo se prepara a los colonos? ¿Cual es la metodología para establecer un nuevo planeta sin ninguna infraestructura previa?

El universo que nos presenta Scalzi en esta historia sería el equivalente a lo que hubiese sucedido si la era de la colonización hubiese continuado muchos siglos después de Colon, con nuevas islas y nuevos continentes disponibles aún en la época de los barcos a motor.

La capacidad de viajar por el espacio de esta civilización es tan enorme, que los colonos se dan el lujo de ir a ver el planeta con meses de antelación solo para familiarizarse y hacerse una idea de a donde van a vivir. Pero posteriormente se regresan a sus hogares para prepararse mejor. ¿Se imaginan cómo hubiese sido si Colon hubiese tenido aquella facilidad?

Por supuesto la humanidad no es la única civilización con esa capacidad para viajar por el espacio y precisamente por ello es que viene el conflicto. Imaginemos a España, Portugal, Holanda, Inglaterra y las otras potencias coloniales de la época con unos océanos mucho mas amplio y llenos de recursos para seguir prolongando sus Imperios y sus guerras…

Aunque para ser sincero, en este libro hay mucha menos acción que en las novelas previas (pero ojo sí hay acción).

Este libro nos detalla mejor los movimientos diplomáticos entre las distintas facciones dentro y fuera de la humanidad, se revelan bastantes de los misterios que veníamos arrastrando de los libros anteriores, aunque también permanecen sin descubrirse muchos otros. Para ser sincero el libro me dejó con mas interrogantes y con deseos de saber ¿qué vendrá después?

Por supuesto el libro no es perfecto, por ejemplo hay una subtrama de unos “hombres lobo” que a mi juicio queda medio inconclusa, quizá lo termine a futuro en otro libro, pero lo veo difícil.

En conclusión The Last Colony es un libro que se aparta un poco del militarismo de los libros anteriores, pero que nos introduce mas profundamente en el universo de Old Man’s War al presentarnos con nuevos aspectos que no habían sido considerados antes.

Otro detalle importante es que en este libro vamos conociendo mejor a “Zoe” quien será la protagonista del próximo libro, “Zoe’s Tale.

Un buen libro que ahonda mas en la historia de la serie aunque quizá quienes estaban mas interesados en el aspecto militar queden un tanto decepcionados.

Artículos Relacionados:

Comparte este artículo con tus amigos