Animal Crossing es un conocido juego para varias consolas de Nintendo, en el juego puedes alquilar y comprar una casa, conseguir un trabajo, remodelar un pueblo, etc.
Es decir, Animal Crossing es como una pequeña vida virtual.
La bonita historia de aquí abajo la conseguí en 9GAG en forma de un gif animado, aquí se los presento de forma estática y traducido al español para mayor facilidad, no dejen de leerla, sé que les gustará. Espero que no lloren 🙂

Unos dos años atrás, compré el juego Animal Crossing

Continuar Leyendo

Fue divertido por un tiempo, my hermano y yo lo jugamos por algo así como un mes, hasta que nos cansamos.

Siempre estoy intentando convencer a mis padres para que jueguen videojuegos, ademas, pensé que Animal Crossing sería suficientemente simple para que ellos lo entendieran.

Dejé que mi mamá estableciera una casa, y el juego le gustó enormemente.

Siendo niña, ella había sufrido de polio, y ahora tenía esclerosis múltiple.

Ella estaba encerrada en casa casi todo el tiempo, excepto una o dos veces a la semana cuando iba de compras o a la iglesia.

Pasar todo el día en casa en una silla de ruedas le aburría, así que la liberación que Animal Crossing le proveía era algo asombroso.

Ella pasó tanto tiempo jugandolo que se convirtió en una especie de obsesión.

Ella lo jugaba tanto que la familia constantemente bromeaba sobre eso.

Ella pagó su casa en el juego

Coleccionó todos los fósiles, etc.

Siempre que la veía jugando, pensaba que el juego debería haber dejado de interesarle hace tiempo, pero ella  siguió jugando incluso mucho después de que mi hermano y yo habíamos parado.

Su condición se volvió progresivamente peor y eventualmente dejó de jugar.

Hace como un año murió.

Yo me había olvidado de Animal Crossing, no lo había jugado en mas de un año y medio.

Hoy sin embargo, decidí visitar la villa de nuevo, y ver qué había pasado.

Las hierbas habían crecido en todas partes, la gente de la villa se preguntaba que había sido de mi Mamá y de mi.

Entonces llegué a mi buzón.

Estaba lleno de cartas y regalos, todos de mi Mamá.

Cada carta era mas o menos lo mismo.

Incluso después que dejé de jugar ella continuó enviándome regalos.

Miro atrás ahora y recuerdo la forma en que me burlaba de ella por continuar jugando incluso después que ella lo había hecho todo.
Y me doy cuenta ahora que ella estaba probablemente invirtiendo su tiempo en conseguir regalos para mi.

De cualquier modo, yo sé que esto es probablemente demasiado meloso, pero estaba simplemente asombrado de cuanto me afectó esto y pensé en compartirlo.

Dale tanto cariño a tus padres como puedas, mientras puedas.

Comparte este artículo con tus amigos