Mito o realidad
Yo sería apenas un niño de unos pocos años cuando escuché por primera vez acerca de la fusión nuclear y de los enormes beneficios que podría dar a la humanidad alcanzar la fusión nuclear controlada.
En resumen sabemos bien que la “fisión” nuclear es cuando tomamos los átomos y los partimos y obtenemos la energía que se encuentra escondida en el interior del átomo, la “fusión” nuclear es exactamente lo contrario se hacen chocar dos átomos y cuando estos se unen liberan una cantidad de energía mucho mayor que la que se libera durante la fisión; para hacerles el cuento corto, las estrellas como nuestro Sol funcionan utilizando fusión; eso es lo que les permite emitir esas enormes cantidades de energía.
Recuerdo bien que en ese entonces se decía que se necesitarían más o menos diez años para ver los resultados. El hecho es que han pasado más de 20 años desde entonces y no hemos visto nada; es mas los actuales investigadores nos dicen que necesitarán unos diez años adicionales solamente para construir un reactor de demostración, no digamos ya el tiempo que necesitarán para construir algo que realmente funcione. Llegó a tanto mi desengaño con la fusión nuclear que pensaba en ella como en el Dorado, aquella ciudad fantástica y mágica que los nativos americanos inventaron para burlarse de los conquistadores europeos. Para mi la fusión nuclear era eso, un cebo para engañar a los científicos y gobiernos del mundo para que persigan una quimera que nunca podrán alcanzar.
Para mi gran sorpresa parece ser que estoy muy equivocado.
Leyendo en la lista de correo del SSI (instituto de estudios espaciales) encontré un vínculo que me llevó a descubrir las investigaciones de cierto Doctor Robert Bussard, este señor estuvo bajo el contrato de la Marina de los estados Unidos (y uno se pregunta ¿que hace la Marina metida en esto?) para desarrollar un tipo de reactor de Fusión muy distinto del que estamos acostumbrados. Los reactores de la actualidad son unas máquinas de tamaño gigantesco que utilizan electroimanes para conducir isótopos (versiones más pesadas de los elementos) de hidrogeno y obligarlos a chocar a inmensas velocidades; estos aparatos son llamados Tokamak; sin embargo el desarrollo y la operación de los Tokamak es tan costosa que existe el chiste de que los rusos (quienes los desarrollaron en primer lugar) le dieron los Tokamak al mundo para asegurarse que la fusión nuclear no fuese alcanzada nunca.
El reactor que el Doctor Bussard está proponiendo es muy distinto funciona bajo otro concepto muy diferente; los reactores de “Confinamiento Inercial Electroestático” (IEC por sus siglas en ingles) son maquinas mucho más pequeñas (comparadas a los Tokamak) cuyo desarrollo y operación es mucho más económico.
¿Cómo Funcionan los IEC?
Se crea un campo magnético de forma esférica en donde los electrones están girando a enorme velocidad y en su interior se encierra (o se confina) un flujo de iones (átomos que necesitan electrones) que de inmediato corren en persecución de los electrones que tanto necesitan; adquiriendo de esta forma una enorme velocidad, similar a la de los electrones que están persiguiendo; de esta forma consiguen que los átomos colisionen entre si consiguiendo la tan anhelada reacción de fusión a un costo mucho más bajo de lo que lo hacen los Tokamak.
Por supuesto yo estoy describiéndolo muy por encima, la reacción es mucho más compleja; por ejemplo no se utilizan isótopos de hidrogeno si no Borón 11 lo cual resulta en lo que ellos denominan una fusión “aneutrónica” que en resumidas cuentas es mucho más limpia y segura de lo que se puede lograr al fusionar isótopos de hidrogeno.
¿Por qué no está funcionando ya?
Tal vez ustedes recuerden hace varios años un escándalo en la comunidad científica sobre la denominada fusión fría (cold fusion) no voy a entrar en detalles aquí; pero fue un grupo de científicos quienes dijeron que era posible alcanzar fusión a través del uso de fuerzas químicas en lugar de fuerzas físicas; el asunto fue muy mal manejado y desembocó en un escándalo muy feo. Creo que los lamentables hechos que sucedieron entonces son suficientes para que cualquier instituto u organización sea bastante cauteloso a la hora de becar cualquier investigación en fusión nuclear que no se apegue a los cánones.
¿Entonces?
Mi opinión es que el doctor Bussard no es un charlatán; las pruebas que ya ha realizado demuestran que su teoría es buena, si bien es posible que en el futuro la investigación demuestre que no era tan fácil como creíamos; valdría la pena invertir las dos docenas de millones de dólares que el proyecto necesita para alcanzar sus metas, sobre todo cuando pensamos en los billones de dólares que se están gastando y se han gastando en los viejos Tokamak.
Juzguen por ustedes mismos:

http://en.wikipedia.org/wiki/Polywell

Reflexiones
Muy bien ya conocemos los hechos someramente, ahora hagamos algunas inferencias sobre las implicaciones que esto tendría para el mundo y especialmente para Venezuela.
Supongamos que sucede, supongamos que dentro de cuatro o cinco años efectivamente el doctor Bussard y su equipo consiguen crear un reactor nuclear capaz de suministrar la energía eléctrica de toda una ciudad del tamaño de Nueva York utilizando un vasito de agua; imaginen la forma en la que cambiaría el mundo, ¿se imaginan lo absurdo que se volvería la guerra en Irak? ¿Cómo cambiaría la situación en Oriente Medio? Pongamos nuestra imaginación a trabajar un poco, supongamos que tenemos una fabrica de zapatos y nos dicen que la cuenta de energía eléctrica desde ahora en adelante va a pasar a ser de una centésima de lo que hemos estado pagando ahora, que los costes de transportación de la nómina serán ahora de una centésima de lo que solían ser, que los costes de transportación de las materias primas se reducen a una centésima de lo que eran hasta ayer y que los costos de distribución de nuestro producto son ahora de una centésima de lo que eran; los costos de producción entonces bajarían enormemente, pero no solo para mi si no para la competencia también, ¿cómo competiríamos en un mundo así? ¿Contrataríamos más personal? ¿Utilizaríamos más maquinaria? Sería un cambio tremendo ¿no? Ahora intentemos otra aproximación ¿cómo cambiaría Venezuela?
Venezuela en una era post – petróleo
El petróleo viene subiendo de precio desde hace algún tiempo, el ciudadano común de Estados Unidos y de muchos países Europeos siente un terrible dolor en el bolsillo cada vez que va a una estación de combustible o cuando tiene que pagar la cuenta de electricidad. No es extraño entonces que las noticias sobre los bio-combustibles llamen tanto la atención o que un Doctor en física que promete energía barata salte a la fama.
Pero el nuestro es un país productor de petróleo; aquí la gasolina es más barata que el agua mineral; el petróleo nos sobra, nosotros no tenemos (o no deberíamos tener) problemas de energía. Unas líneas más arriba comentábamos la forma en que cambiaría el mundo si no existiesen problemas de energía; ¿por que si en nuestro país no existen (o no deberían existir) problemas energéticos nuestras empresas no funcionan como decíamos que funcionarían las empresas del utópico mundo sin problemas de energía?
Venezuela vende petróleo, el petróleo es muy costoso y eso ha permitido que nuestro país de algún modo sobreviva ¿Qué pasaría con nuestro país si el día de mañana se desarrollase una fuente de energía más económica que el petróleo? Los precios actuales no lo hacen tan difícil de hecho entre más alto suban los precios del petróleo más son estimuladas las fuentes alternativas de energía.
Antes de despedirme quiero dejarlos con una última pregunta; Bussard dice que de encontrar el apoyo económico necesario en unos cinco años su proyecto estaría dando resultados; supongamos que eso en realidad sucede en unos diez años; opina usted que tomando las previsiones necesarias desde ahora ¿dentro de diez años Venezuela podría estar preparada para el momento en que el petróleo se convierta en obsoleto?

Comparte este artículo con tus amigos