Sinceramente que estos japoneses y sus programas de televisión, a veces son incomprensibles, ¡son malvados! ¿Cómo le hace eso a este pobre hombre? ¡la cara que pone!
Pero peores somos nosotros que nos reímos 😀

Comparte este artículo con tus amigos