Nos llega un nuevo relato para nuestro concurso de relatos, de parte del novel escritor Juan Carlos Rodríguez de Caracas Venezuela.

El relato nos cuenta el regreso al planeta madre de un grupo de astronautas:

Earth

EL LARGO REGRESO A CASA

Autor: Juan Carlos Rodríguez

Corre el año 2237, mi nombre es Daniel Wheatherby, soy el capitán de la nave NEW HOPE XI, o en español que es mi idioma nativo Nueva Esperanza 11. Inicio una nueva Holobitácora portátil de viaje debido a lo extraña de la situación actual.

Estamos a dos semana de reingresar a la tierra después de una misión de 3 años al planeta Marte, donde junto a mi tripulación hemos dejado uno de los últimos pasos para comenzar la cosecha y colonización del planeta rojo, hemos dejado una estación completamente autosuficiente, que está generando nuevo oxígeno, están los robots recolectando las cosechas y sembrando nuevas plantas, y haciendo el mantenimiento del agua para, en los próximos meses o años, poder tener colonias humanas viviendo en paz.

Esta misión se está completando gracias a la ayuda y coordinación de la ONU, junto a todos los países que lo conforman, y donde cada uno colocó su granito de arena para alcanzar la meta.

Recordando un poco de historia, la humanidad ha sobrevivido en ocho oportunidades en estos 2 siglos, a la posibilidad de una Segunda Guerra Nuclear que los aniquile como especie dominante del planeta.

En todas las oportunidades ha sido por la misma razón la que se ha salvado, alguno de los países que se iba a ver involucrado ha dado una demostración de su poder y de sus posibilidades de ganar la guerra con una única arma. O en algunos otros casos solo se han remitido a las imágenes y el estado deplorable de aquellos países que pasaron por el infernal invierno nuclear.

Muchos territorios no han podido ser reconquistados después de más de un siglo del fin de esta guerra, que casi nos auto-aniquila como especie de la faz de nuestro propio planeta. Y esta misma situación es la que nos llevó a buscar un nuevo comienzo en Marte, no por naciones separadas, sino por una especie en búsqueda de su sobrevivencia.

Nada de esto hubiera sido posible sin la intervención de la ONU, siempre lograban alcanzar algún acuerdo internacional, no en búsqueda del no uso de las armas, sino en búsqueda de la no necesidad de las mismas, y la sobrevivencia del ser humano como especie.

Gracias a ellos precisamente, se comenzó la planificación internacional para poder conseguir trasladar la población a otro planeta, y el más cercano con nuestra tecnología era Marte.

Tres semanas antes de culminar nuestras tareas de tierra en Marte, se nos ordenó abandonar la misión y regresar inmediatamente al planeta Tierra, solo se nos informó que una emergencia mundial se había presentado y tenían que regresarnos lo antes posible o no podrían ayudarnos en nuestro retorno y reingreso al planeta.

Un día después de esa comunicación, perdimos contacto con la Tierra. Nadie responde las comunicaciones, ni siquiera por las antiguas radios, nadie da ningún tipo de señal en ninguna de las bandas. Incluso los sistemas de búsqueda de vida en el espacio que fueron montados el siglo pasado no están transmitiendo. Parece como un planeta muerto, por el silencio sepulcral que se extiende sobre el mismo.

Temo por mí y mi tripulación, y peor aún temo lo que pueda ver dentro de una semana cuando tenga a la tierra a buena vista, espero no ver un planeta destruido por las explosiones, o que se aniquilaran todos mientras estábamos fuera buscando darle una nueva esperanza a la humanidad.

Fin de Bitácora del Capitán.

Mi tripulación y yo hemos estado haciendo todos los cálculos para el reingreso a la tierra desde que perdimos las comunicaciones, pero existen demasiadas variables que desconocemos y no tenemos a nadie que nos la informe, Clima, Pistas de aterrizaje, (Si aún continúan en su lugar o no), lugar donde debemos aterrizar en caso fallido o si será necesario un aterrizaje en el contaminado mar, es decir, todo lo concerniente al planeta nos es desconocido en este momento.

Sin embargo, aunque de seguro todos lo pensábamos, ninguno había querido dar el primer paso para hablar de cómo esperábamos encontrar el planeta. El tener todos estos meses de viaje de regreso sin comunicaciones, ni escuchar a nadie que no seamos nosotros mismos, nos tenía los nervios de punta.

Ada, con quien he logrado entablar una amistad más de pareja que de trabajo, esta preocupada. Se le nota en la cara, aunque no lo diga directamente se le nota. Brian no ha querido hablar, ha estado pegado a su reproductor LMP7 viendo la proyección holográfica tridimensional de su boda, del nacimiento de su hijo y más aún de la despedida que tuvieron la noche anterior de que partiéramos en este viaje hace 3 años, así como los holovideos que le enviaron mientras estábamos afuera.

Por el otro lado de la tripulación, Scott y Brittany se han apartado un poco, pero no los he querido molestar más de lo necesario. Me preocupa, pero hasta ahora han hecho correctamente su trabajo, no se han tenido discusiones ni peleas, la tripulación esta tranquila en ese sentido.

Sin embargo lo que en este momento me esta preocupando más es la tierra. Ya pasamos la Luna, nuestro propio satélite o lo que queda de la misma a decir verdad, y cuando nos fue posible observar la superficie de la tierra todos nos quedamos asombrados. A pesar de todas las conjeturas y de todos los pensamientos que habíamos tenido cada uno de nosotros, ninguno se esperaba tener a la vista algo así…

A ver, como explicarlo, la contaminación del planeta es tan elevada, que el 80 % de los cielos siempre estaba de un color marrón o gris, en muchos países la única forma de subsistir es con mascaras especiales desde el mismo momento que uno nace, y los que no era necesario, por lo mínimo deben tomar una dosis diaria de oxígeno al levantarse con estas mascaras, el 20 % del espacio terrestre que no era de este color eran las zonas sin capa de ozono.

El agujero en la capa de ozono estaba sacando al espacio la contaminación del planeta, eran zonas congeladas por la eternidad con el frío del espacio. Los científicos habían logrado unas especie de maquinas electromagnéticas o algo así, (fue mucho antes de mi nacimiento), que mantiene los agujeros en la capa de ozono estables a ciertas zonas, donde sencillamente ocurría un flujo de frío y oscuridad espacial, junto a la perdida del aire que estuviera en la tierra, que, convenientemente, era el aire contaminado filtrado por otras maquinas…

El proceso es complicado de explicar y no es lo que me concierne en este momento, lo importante es que este método de limpieza de la contaminación, usando los agujeros en la capa de ozono al principio funcionó perfectamente, pero entonces a las empresas y naciones no les importó más la contaminación ambiental y actualmente producen más contaminación que la que los agujeros en la capa de ozono puede filtrar…

En fin, el planeta era una bola de aire putrefacto con agujeros lanzando contaminación al espacio para intentar de mantener un equilibrio… Pero esto… Solo puedo decir que esta belleza la habíamos podido observar solo en las fotografías del siglo XX, las primeras fotografías de nuestro planeta desde el espacio.

El planeta ya no era una bola gris y marrón por la contaminación… Estábamos observando una hermosa y brillante canica de un hermoso azul, con suaves nubes blancas, por Dios, Hermosas nubes blancas como nunca en mi vida las había visto. Y era posible ver el mar azul, ver las pocas zonas verdes de vegetación que yo creía que ya no existían, y aún en donde esperábamos ver destrucción por algún tipo de arma o que hubiera ocurrido una nueva guerra mundial, parecía calmo…

Claro a esta distancia sería imposible diferenciar una zona negra quemada o algo así… Pero esa hermosa vista de un planeta tan hermosamente limpio me dio miedo… Estoy aterrorizado, puesto que la única manera que ocurriera algo así es que todos los humanos desaparecieran de una sola vez y el proceso de la capa de ozono limpiara el aire.

¿Acaso nuestros temores son infundados?, ¿No sería que se logró alcanzar un último acuerdo mundial, se apagaron las industrias, se detuvo el consumismo, y permitimos al planeta respirar de nuevo?, pero entonces ¿Porqué nadie responde a las comunicaciones?, sabemos que tenemos el sistema de comunicaciones en perfecto estado, pues seguimos recibiendo datos he información de la base de Marte y algunos satélites artificiales de la tierra siguen transmitiendo información rebotando de la atmosfera sin que nadie les respondiera…

Fin de Bitácora del Capitán

Muy bien… ésta es la situación aunque aún no la comprendemos por completo. Hoy los muchachos me han demostrado ser los mejores en sus puestos y sus cargos, hemos aterrizado aún en mejores condiciones que las que tuvimos en Marte, se podría llamar “El mejor aterrizaje de la historia sin ayuda desde tierra”… Claro eso siempre y cuando encontremos a alguien en este planeta a quien contárselo.

Desde que pisamos tierra, seguimos sin conseguir ningún tipo de vida. El aire es tan puro y respirable que en un principio nos costó adaptarnos a tanto oxígeno. Descendimos de la nave y nadie vino en un aerotransporte, un vehiculo eléctrico, ni ningún tipo de transporte a recibirnos. NADIE…

No sabemos que ha pasado, sencillamente no responden a nuestra radio, no responden a nuestros gritos de llamado, no se ve movimiento alguno… Por el amor de los Dioses, aterrizamos en medio del Puesto de Aterrizaje en Acapulco y no hemos siquiera visto un puto animal merodeando.

Si bien es verdad que no sobraban los animales cuando nos fuimos, esas aves de rapiña que dicen que antes eran gaviotas, y a mi siempre me parecieron más a zamuros, siempre, y repito, siempre le vienen a cagar a uno el uniforme como si fuera algo divertido, una especie de bienvenida.

Todos estamos nerviosos, solo han pasado 2 horas, y lo único que hemos visto moverse son restos de telas, latas, envoltorios poligónicos degradables movidos por el viento, como si de una antigua película del Oeste se tratara. (Y que horrible tenían que ver esas películas antes en los cines sin las proyecciones holográficas y sin posibilidades de influir en la historia hablando con los personajes y sugiriéndoles distintos caminos para ver distintos desenlaces), pero aún mas desconcertante es que no hemos encontrado tampoco nada que nos indique qué ha ocurrido.

No hemos encontrado un cuerpo, ni sangre, las cosas están en completo orden, como si sencillamente cerraran las puertas en la noche antes de dormir y nadie hubiera regresado el día siguiente a arreglarlo. Solo un poco de polvo acumulado en las mesas y los escritorios pero nada más profundo de eso.

Las oficinas principales no nos son accesibles, puesto que todo es llevado directamente con escaneo de huellas dactilares, retinales y de ADN para comprobar las identificaciones de cada persona que se mueve por las instalaciones. Al no tener permisos antes de partir, menos lo tendremos ahora que no vemos a nadie que nos pueda ayudar.

Seguiremos verificando la estación, antes de decidir el siguiente movimiento.

Fin de Bitácora del Capitán.

Nos hemos separado por el momento, he enviado a Brian (Nuestro experto en computadoras) a verificar la sala de seguridad y ver si nos puede dar acceso a algunas áreas extras de la estación.

Scott (nuestro experto militar), ha salido acompañado con Brittany (Científica desconozco exactamente de que rama), hacia la sección del ejercito de la ONU, para buscar información, algún reporte, alguien que le pueda dar información, o en su defecto le pedí que trajera armas. No sabemos a que nos enfrentaremos, así que no será malo escatimar.

Yo estoy con Ada (Xeno-Bióloga experta en vida terrestre y extraterrestre), en la sección departamental de vida. Aquí es donde normalmente las personas pasaban la mayor parte del tiempo, constituye los dormitorios, las duchas, áreas de recreación, y demás.

Aquí, aunque igualmente no pudimos encontrar personas vivas (o muertas), si pudimos ver que no estaba tan organizado como el resto de la base. La mayoría de las habitaciones parecen haber sido abandonadas con prisa, dejaron las puertas abiertas, los seguros libres, encontramos ropa y pertenencias de mucha gente desperdigada por el suelo.

Ya verificamos las puertas de salida del complejo, todo está sellado herméticamente con el mundo exterior. Hubiera sido mejor aterrizar en una aero-autopista en The New Washington durante una hora pico, antes que en este complejo de donde no podremos salir y estamos aislados del resto del mundo.

Verificando nuestras pertenencias, observamos que no habían sido tocadas por nadie, lo que indica que no fue un saqueo o algo parecido lo que ocurriera en tierra.

Debo verificar mis cosas y las de Ada, cuando tenga algo importante para seguir dejando en Bitácora volveré a conectarme y dejar la siguiente Holobitácora.

Fin de Bitácora del Capitán.

Estamos buscando reagruparnos, nos hemos comunicado por los conectores mentales de las nanomaquinas que nos inyectaron antes de la misión. No se cuanta batería les quedara a esas cosas, pero siempre fueron de excelente ayuda durante toda la misión. Espero que puedan durar un poco más.

Ada y yo hemos probado las comunicaciones con el mundo exterior, todas las vías de comunicación están cortadas, los Holoteléfonos, el Internet -3 está caído (aún las líneas privadas de Internet -4 del Ejercito está caído, algo que toda nuestra vida hemos aprendido que, aunque el ser humano desapareciera de la tierra, seguiría funcionando por mil años más…), incluso los viejos teléfonos de tono casi inservibles en ésta época no dan tono, aunque no es raro, pero era un método aún usado para emergencias donde toda la tecnología fallara.

Scott me ha reportado que se han llevado casi todo el arsenal de la base, solo logró encontrar 2 pistolas antiguas de balas de metal, lo que quiere decir que no tendremos ni las armas de pulso sónico, ni las desestabilizadoras eléctricas de defensa, y a lo que disparemos puede ser disparo mortal, claro si estas armas fueran tan estables como las actuales. Pero algo es algo…

Estamos de camino al comedor, (todos menos Brian que continúa trabajando en la sala de seguridad, a la cual ya logro acceder para no encontrar a nada ni nadie), La doctora Brittany quiere conversar con Ada he intentar de que tomemos una idea de qué podría estar pasando y porque sellaron todo el complejo, como si no recordaran que veníamos…

Brian se comunicó con nosotros, y nos dijo que había logrado ingresar al sistema de cámaras de seguridad, aún no había podido ingresar en los registros, pero ya tenía todo el complejo a la vista… o casi todo y quería que fuéramos a observar algo que le parecía extraño.

En este momento estamos dando la vuelta para dirigirnos para allá, ya no será en el comedor donde nos veremos.

Fin de Bitácora del Capitán…

Ahora nos hemos puesto con los nervios de punta, ya no es posible para ninguno de nosotros abandonar la idea y el miedo de nuestras mentes. Las cámaras que dan al exterior del complejo estaban todas destruidas, por eso nos había dicho que no tenía acceso a todas las cámaras del complejo.

Sin embargo en una cámara, por un pasillo que no se había verificado aún, pudimos ver a alguien sentado contra una pared, parecía que se había disparado a la cabeza o alguien le había disparado, pues así lo denotaba la enorme mancha en la pared detrás de él.

Le dejamos una de las dos pistolas a Brian, y Brittany decidió quedarse con él a ayudarlo a buscar y revisar los cientos (o miles no se) de cámaras que tenía este inmenso complejo, para que él pudiera centrar en abrir las puertas a la ruta que teníamos que tomar y seguir saltando los sistemas de seguridad encriptadas a 10 TeraBites.

Ada, Scott y yo vamos en camino con la otra pistola que conseguimos. A veces me siento como si unos susurros estuvieran corriendo por los pasillos, o me parece escuchar pasos a través de las paredes pero sigo pensando que no es más que mi imaginación por querer encontrar a alguien con vida.

Fin Bitácora del Capitán.

Por muy extraño que parezca, estábamos felices, aunque con los nervios de punta, al encontrarnos con aquel cuerpo muerto.

Era la primera muestra orgánica de que existió vida en este planeta mientras no estuvimos en él. Casi la única demostración a los extraterrestres de cómo era la forma de vida predominante si llegaran a venir y nosotros no estuviéramos aquí, que por cierto a Ada no le parece demasiado loco una invasión y erradicación de la raza humana por seres de otros planetas superiores en todos los aspectos y nos consideraran un mal a erradicar de nuestro planeta, pero siguen siendo solo conjeturas.

De ser así donde está esa raza actualmente, si era una invasión porque no vimos sus naves mientras nos acercábamos al planeta, porqué no han venido a desaparecernos también si son tan superiores, ya deberían de habernos encontrado, pero no continuaré con estas discusiones que no nos han llevado a ninguna parte…

Le he pedido a Brian que haga todo lo necesario para conseguir acceso completo a la información de la base, le di permiso de realizar lo que sea, cualquier cosa que sea necesaria, así tenga que crear un virus que destruya el sistema de defensa y dejara la base libre para un ataque del exterior, pues no creo que exista nada en el exterior que quiera atacar este complejo actualmente, ya me cansé.

Mientras tanto, el cuerpo que hallamos, parecía que efectivamente se había disparado al cerebro estando ahí sentado, aún tenía el arma sujeta con su mano derecha, y ni las moscas lo habían empezado a tocar, a pesar de la inmensa pudrición que desprendía.

Ada vomitó solo al abrir la puerta del pasillo donde lo encontraríamos, yo tuve que contenerme con todas mi fuerza de voluntad, Scott pareció que no le molestó en absoluto y ha sido el más frío y calculador en todo esto…

Lo más extraño del cuerpo y del hecho, no es que se volara la maldita tapa de los sesos, lo más extraño es que tenía una mordida en la muñeca izquierda, parecía haber sido hecha por él mismo, y más arriba de donde estaba el cuerpo, donde no logramos ver con claridad con las cámaras, había escrito con sangre la siguiente frase: “Sala de Holoconferencias, DANIEL – NOÉ”

No sabíamos exactamente que se refería con NOÉ, pero por lo menos sabíamos que lo que fuera tenía que ver conmigo puesto que el primer nombre escrito era el mío.

Estamos de camino a la sala de Holoconferencias, Brian me informó que está terminando un Virus que reseteará todo el sistema y lo reiniciará, se tomará algo de tiempo pero nos permitirá acceder a todas las zonas del complejo sin claves ni nada, puesto que las borrará y así podremos movernos libremente o incluso salir de aquí.

Fin de Bitácora del Capitán.

Quiero que quede todo en la bitácora registrado, por lo que lo activo de nuevo en este momento. Estamos frente al computador de la sala de Holoconferencias, intentando de entrar en el sistema, si algún mensaje se activa quiero que quede también registrado y capturado aquí para repetirlo de nuevo en el futuro y poderlo analizar en caso de ser necesario.

Brian ha comenzado a correr el virus que reiniciara los sistemas, me dice que esta atacando todo el sistema de seguridad, y tardará un tiempo, no se si esperar pero Brian dice que no sabe exactamente cuanto tardará, puede ser unos minutos o pueden ser días…

Si tan solo supiera que quería decirnos aquél hombre… un momento…

Tsk tsk tsk tsk tsk (sonido de las teclas al ser pisadas)

Bingo, a ver… Aquí… Esto debe ser, Noe, esta carpeta debe poseer lo que estamos buscando.

(Se escucha otra voz de una persona mayor hablando).

– Si este mensaje se activa, bendigo los oídos que lo escuchan. Este mensaje fue cifrado y codificado solo para ser abierto por el General Daniel Wheatherby, Asignado como capitán de la nave NEW HOPE Once.

He hecho todo lo posible por ayudarlo Capitán, pero esta es mi ayuda final, después de grabar este mensaje buscaré dejarle en un lugar visible la información para que pueda acceder al mismo, y Dios quiera que lo logre antes de mi muerte.

Hace tres días la tierra fue azotada por una terrible peste. No sé cuantos humanos continúen con vida aparte de mí en este momento, pero le puedo decir que los que no han sido infectados, han sido devorados por los enfermos.

El primer día nadie sabía de donde había provenido la enfermedad, apareció en todos los continentes al mismo tiempo, y se creyó que era un acto terrorista o el inicio del ataque de algún país a demostrar su superioridad para que no lo tocaran en caso de una nueva guerra nuclear.

El segundo día el 60% de la población de la tierra ya estaba infectado con el virus. Ordené la evacuación completa de la base y que todo el mundo saliera de este lugar. También teníamos personal que enfermó, y tuvimos que matarlos antes de que atacaran y devoraran al resto del personal. Se quedó solo un grupo de limpieza, que después de limpiar el lugar se fueron y cerré el complejo herméticamente. Como decían hace siglos los capitanes de aquellos hermosos barcos que cruzaban los mares, “Cada Capitán se hunde con su barco” y esta base ha sido mi vida.

Al tercer día el 95% de la población estaba infectada, y yo creo que también me he infectado, apenas ayer en la tarde se descubrió la fuente de la infección, el propio planeta nos está exterminando. No terminamos por matarnos nosotros sino que el planeta decidió matarnos de una vez por todas. Al parecer uno de los tubos de las inmensas maquinas de purificación de aire que se encuentran bajo tierra tuvo una ruptura, esto no es tan extraño como parece al ser un sistema tan viejo del siglo pasado, pero siempre era detectado por los sistemas de seguridad antes que las personas respiraran por las mañanas en sus tanques al lado de sus camas. Pero esta vez fue lo suficientemente pequeño para no ser detectado, y dejó pasar el horrible virus que nos ha acabado.

Existen dos formas de contagiarse según se ha verificado, la mordida de un infectado, o el respirar oxígeno directo de las tuberías de purificación subterráneas. Se que no se ha infectado por esa vía pues al bloquear herméticamente el complejo hace pocas horas también cerré las entradas de oxígeno de esas tuberías.

Discúlpeme si al llegar aquí tuvo problemas de respiración, pero comprenderá la magnitud de porqué tomé esa decisión.

Lo siguiente que debe hacer es dirigirse al pasillo norte 101, usted y su tripulación actualmente tal vez sean los únicos humanos realmente vivos en este planeta, y con un virus de esta magnitud que puede transmitirse en el aire es imposible que se mantenga salvo mucho tiempo.

Al final de ese pasillo encontrará el proyecto “Arca de Noe” listo para ser lanzado. Esta era la próxima misión después de su regreso a la tierra, el que nos permitiría replicar todas las especies extintas y vivas de la Tierra en Marte, según lo planificado por el consejo de la ONU, gracias a las muestras de ADN y los procesos de clonación que se encuentran sobre la nave.

El único inconveniente es que le tocará la penosa tarea de elegir a uno de ustedes para quedarse en tierra para lanzar la nave al espacio. Le diría que escogiera a 2 de su tripulación para que se pudieran hacer compañía, pero si se quedan en el planeta lo mejor es volarse los sesos.

He activado la alerta máxima para que nada ni nadie pueda entrar en el complejo, el exterior no es más que muerte hijo, no salga de este lugar mientras pueda mantenerse a salvo dentro del mismo

Haga honor al nombre de su nave, y conviértase en la última esperanza para la humanidad. Dios Bendiga a los últimos humanos con vida…

Una última cosa, si se encuentra con algún infectado, parecen mas al efecto “zombie” muy común en las novelas y películas de hace 2 siglos que se estudiaron durante la Universidad. La mejor forma de acabarlos es con…

(Nuevamente la voz del Capitán)

Maldita sea… Brian restablece la electricidad en el complejo y detén inmediatamente el virus, no abras ningún sistema de seguridad y deja todo como está…

(La voz de un hombre por radio se escucha en la Holobitácora)

– Señor. Es muy tarde para eso, lo logré. Desactive y reinicié todos los sistemas, tenemos las puertas de todo el complejo abiertas, podemos ir a donde queramos… Ya no me siento como en una prisión, ahora si podré ir a buscar a mi esposa y mi hijo que deben estar…

(Su voz comienza a sonar agitada)

Señor… tenemos una multitud de personas, cientos, no mentira, tal vez sean mil o más… Están entrando por grupos gigantescos al complejo, corriendo y… y… Santo Cielo, a ese le falta el ojo… y ese tiene las tripas… Mierda que es eso…

Fin de Bitácora del Capitán

No se si esta sea mi última Holobitácora, hemos estado corriendo por el complejo, ha sido sumamente difícil lograr alcanzar la nave de la misión NOE, cuando logramos alcanzar la puerta del pasillo nos encontramos con cientos de infectados y tuvimos que retroceder.

Estamos encerrados en una de las oficinas de la planta baja, al tener que volver a subir y abandonar el nivel subterráneo donde estaba el pasillo. Hasta los momentos la puerta esta aguantando y Brian, a pesar de su mordida, está trabajando en la computadora accediendo a los planos y los muchachos lo están ayudando a estudiar para conseguir otra ruta donde podamos bajar hasta la nave.

Aún no le he querido decir que tendré que matarlo y que no podré dejarlo ir en esa misión. Hasta me estoy planteando la posibilidad de explicarle luego la situación y que sea él quien nos mande al espacio, después de todo ya está perdido y es el genio de las computadoras entre nosotros.

(La voz de Brian se escucha con claridad)

– Señor, encontré un posible camino, es bastante estrecho y tardaremos en llegar, pero nos dejará a 100 metros de la nave, y tiene una salida que dará directamente al puesto de mando de la misión, por lo que podemos arrancar los sistemas y salir pirados de este lugar…

Aunque si me lo permite, prefiero quedarme en el planeta señor, en Marte, tal vez no sea de excelente ayuda, y tengo esperanzas de encontrar a mi esposa he hijos, con vida y no infectados…

(Se ve de nuevo a Daniel Respondiendo)

Tranquilo, ya veremos si de verdad la podrás encontrar, debo decirte algo sumamente importante… Con esa mordida es posible…

(Un golpe fuerte se escucha, gemidos y gritos de las mujeres junto a varios disparos de los hombres con sus pistolas).

Mierda, disparen a esas cosas no los dejen alcanzarnos…

Fin de la Bitácora del Capitán.

Activo los sistemas de grabación de la Holobitácora antes de culminar miss labores. Me encuentro activando los sistemas de NOÉ… Sólo…

Cuando venía de camino a este lugar, Brian murió al parecer por causa propia del virus que lo contaminó. Una sola mordida y ya estaba frito. No sabía que la infección lo mataría tan rápido, de hecho había considerado que lo había matado y no lo había convertido en una de esas cosas horribles devoradoras de carne que andan por todo el complejo.

Mierda, por ese estúpido descuido fui mordido yo también. Ada, mi amada, Scott y Brittany ya se encuentran activando los sistemas de la nave que será la última esperanza de todo tipo de vida que en algún momento existió en este hermoso planeta.

Ahora entiendo dos cosas y ambas referentes al general que me dejó el último mensaje, primero lo de las criaturas parecidas al efecto “zombie” de las películas y novelas de hace dos siglos que estudiábamos en la universidad. Si hubiera recordado mejor esa mierda no me hubiera confiado cuando Brian murió.

Segundo que al quedarse aquí, lo mejor es volarse la tapa de los sesos. Puedo sentir como ese virus corre por la sangre, la temperatura de la misma debe ser mayor que la de mi cuerpo, puesto que siento mi sangre correr por cada vena.

Después de esto colocaré toda la bitácora a retransmitirse al espacio. Si estas recibiendo este mensaje es una advertencia para que no se acerquen a este planeta. No se dejen engañar por su belleza, no saben a lo que se enfrentarán en este lugar.

Y ya todo está casi listo, los muchachos me confirman por pantalla que todo esta en la lista, y puedo ver a todas esas cosas intentando ingresar en la nave, cuando despegue el fuego los matará… No se que decirles para darles un último aliento a los muchachos, pero aquí lo intentaré…

“Muchachos… Esto no es un Adiós… Es un Hasta Luego… No se que decirles la verdad y espero que eso no me haga un mal capitán, puesto que ustedes son los mejores compañeros de vuelo y de misión que he podido esperar de todo el planeta… Llevan con ustedes la última esperanza de vida… Conviértanse pues en el nuevo inicio de la historia, sean como Lilith, Adán y Eva, en este viaje. Y recuerden que Marte fue nuestro hogar los últimos 3 años, así que vean este viaje como, un largo regreso a casa…”

Fin de la bitácora del Capitán Daniel Wheatherby.

Fin

Muchas gracias a Juan Carlos por su participación y mucha suerte 🙂

Comparte este artículo con tus amigos