Todos sabemos como funcionan los rouguelikes, te creas un héroe, te internas valientemente en un calabozo, poco a poco vas avanzando, hasta que eventualmente algún monstruo te mata y te toca comenzar de nuevo desde cero.

Pero este juego, Dungeonmans! Va mas allá, porque te permite dejar un legado a las siguientes generaciones de héroes. Verás, en Dungeonmans! nuestro héroe pertenece a una academia de héroes, y nuestras hazañas y contribuciones a la academia van combinándose para conseguir que a futuro, los próximos héroes que salgan de esa academia tengan mayores ventajas, y así puedan avanzar mas allá de donde lo hicieron sus predecesores:

Puede que gráficamente el juego no parezca muy atractivo, pero créanme cuando les digo que el juego me ha mantenido entretenido durante varias noches.

Funciona de forma muy similar a un rouguelike, te creas un héroe, sales de la academia a explorar el mundo, te encuentras un calabozo y comienzas a explorarlo, al igual que en cualquier juego de este género puedes morir en el mínimo descuido, pero también en cualquier momento puedes regresar a la academia y comunicar tus éxitos, también puedes mejorar aspectos de la academia con piezas que encuentras en los calabozos, o también puedes transmitir información a los profesores de la academia de modo que los nuevos héroes tengan mejores conocimientos de lo que encontrarán en el interior de los calabozos.

scrobold_warrens_new

Yo comencé mi juego del modo mas corriente, me hice un guerrero simple y sencillo y después de salir de la academia me encontré con un calabozo convenientemente ubicado en las cercanías de la misma, allí comencé a luchar con los “scrobolds” que encontré en el lugar y que no eran dignos adversarios para mis habilidades con la espada, el escudo y la “verdadera armadura,” sin embargo la situación se volvería un tanto mas desafiante cuando penetré en el segundo nivel del calabozo, en donde me encontré no solo con monstruos mas fuertes, si no también mas inteligentes y que sencillamente no me dejaban llegar cerca para combatir cuerpo a cuerpo, me tocó entonces apelar a la multitud de items que me había encontrado previamente, y fui probando pociones desconocidas, que casi me matan, pergaminos con hechizos que me permitieron atacar a la distancia pero también maldijeron mi propio equipo, etc.

Al final de este calabozo me encontré con un jefe que en efecto fue todo un desafío, fuerte y resistente pero además con la habilidad de regenerar su vida rápidamente, afortunadamente conseguí vencerlo en aquel primer intento, y obtuve su tesoro con el que regresé a la academia. Allí los profesores y entrenadores me ayudaron de diferentes formas, me identificaron los objetos que había conseguido, me ayudaron a mejorar mis estadísticas básicas, etc. Pero además dejé algunas armas y armaduras extrañas para que las estudiaran y descubrieran sus propiedades a futuro, también al traer una “prueba de valor” a la academia, no solo pude mejorar las estadísticas de mi héroe si no que los próximos héroes que salgan de la academia también tendrán ciertas ventajas.

Del mismo modo hablé con el herrero del lugar para que fundiera todo el equipo que no podía usar y lo utilizara para mejorar las armas y armaduras iniciales de los próximos reclutas.

Este mismo proceso lo repetí en varias ocasiones, entré en otros calabozos, los limpié de monstruos, y volví a la academia en un par de ocasiones, pero eventualmente mi héroe cayó a manos de un monstruo terrible y muy poderoso…

Dungeonmans Tiger

No mentira, lo que en realidad ocurrió fue que me descuidé y me mataron por tonto, así que mi héroe pasó a la historia de la academia de los Dungeonmans!

Pero no todo estaba perdido porque cuando creé mi segundo héroe este arrancó con mejor armadura, mejor arma, mejores estadísticas, y un mayor conocimiento del mundo, así que cuando salí a combatir esos mismos calabozos que le costaron tanto esfuerzo a mi predecesor este nuevo héroe los atravesó con mucha mas facilidad.

Eventualmente ese héroe también cayó, pero el que lo sustituyó comenzó incluso mas fuerte de lo que eran los otros dos al comienzo, así que pasó como un vendaval de destrucción por aquellos primeros calabozos, y así sucesivamente.

Así que Dungeonmans! es una evolución del clásico rouguelike, continúa con las características del género, pero agrega esta academia que te da un sentido de progresión y una razón para continuar jugando y probando nuevas opciones.

Dungeonmans! sale hoy en Steam y sinceramente lo recomiendo mucho:

Comparte este artículo con tus amigos