Pasar este día sin hacer algún comentario, sin hablar de la muerte de Michael Jackson, es imposible. Pero hagámoslo a mi modo.

Es una suerte de leyenda urbana que Michael Jackson sería congelado tras su muerte, sin embargo, hoy, ante la inexorable realidad, observamos como aquella romántica idea del “Rey del POP”, congelado para ser revivido por las generaciones futuras, no es mencionada por ninguna parte.
Pero nada impide que nos hagamos la pregunta ¿hubiese sido posible?

¿Será posible revivir a la gente en el futuro?
Tomemos un ejemplo, un reloj de cuerda, es una máquina con miles de pequeños mecanismos; a medida que los años van pasando, la maquinaria se va desgastando y eventualmente el aparato se daña y se detiene.
Pero es posible para un relojero, tomar el artefacto y repararlo. Reemplazar las partes dañadas, acomodar las piezas que estén enmohecidas, darle cuerda y devolver a la máquina a su funcionamiento normal.

¿Es posible hacer lo mismo con un ser humano? Tendríamos que preguntarnos ¿Es un ser humano una máquina?

Sobre esto podríamos estar discutiendo eternamente, pero mantengamos las cosas en perspectiva.

Por ejemplo, si una persona se enferma de un riñón, es posible reemplazar ese riñón, por un riñón sano, y esta persona continuará viviendo con total tranquilidad.

Hoy en día, ya podemos cultivar algunos órganos a partir de una muestra de células, crear órganos artificiales y se ha avanzado enormemente en los trasplantes.

Así que de algún modo, sí somos como máquinas. Pero ¿qué hay de nuestra conciencia?

¿Qué es la Conciencia?

Ni creas que vas a encontrar una respuesta a eso aquí, es una pregunta que ha evadido a los sabios desde el principio de los tiempos, no obstante, desde entonces hemos hecho algunos avances.

Si te quitan el hígado, o el corazón, y te los reemplazan por los órganos de otras personas, continuarás siendo tu mismo. ¿Sucede lo mismo con el cerebro? ¿Podemos realizar un trasplante de cerebro? Evidentemente no podemos, nuestra tecnología actual no se encuentra a esa altura. Pero incluso si pudiésemos, ¿seguiría siendo yo mismo si me injertaran un pedazo del cerebro de otra persona?

Y ¿qué decir de un cerebro artificial? En la actualidad se dice que los procesadores mejoran sus capacidades tan rápidamente que eventualmente alcanzarán (o incluso superarán) las capacidades del cerebro humano.

Tomemos como ejemplo al mismo Michael Jackson (suponiendo que estuviese vivo aún) si reemplazásemos una porción de su cerebro, por partes cibernéticas ¿seguiría siendo él?

Para conseguir eso, necesitaríamos que esas partes cibernéticas fuesen capaces de mantener los recuerdos de Michael, y ¿cómo se conservan los recuerdos en el cerebro?

The human brain

Image via Wikipedia

¿Cómo funciona el Cerebro?

Al igual que la pregunta anterior, aunque hemos avanzado mucho, continuamos sin comprender completamente la forma en la que funciona el cerebro humano.Sabemos que a medida que nuestro cerebro se va desarrollando, se van creando enlaces entre las neuronas, creemos que es a través de estos enlaces que recordamos, que pensamos, que sentimos, pero entre todas esas neuronas y esos enlaces ¿donde se esconde nuestra conciencia?

Mientras no comprendamos a plenitud la forma en que funciona nuestro cerebro, no seremos capaces de crear un cerebro artificial.

Criogenia

Pero ¿es posible tomar el cerebro de una persona (con todos sus recuerdos, pensamientos y maneras en él) congelarlo, y revivirlo siglos después?

Hoy en día es posible “conservar” un cerebro humano en excelentes condiciones, se utilizan técnicas para evitar la cristalización de los fluidos del cuerpo (que podrían dañar los delicados mecanismos cerebrales).

¿Es eso suficiente? Decirlo con certeza es imposible, es una suerte de apuesta; un voto de confianza en la humanidad, en nuestra capacidad de avanzar, de descubrir y desarrollar nuevas tecnologías.

Ni en diez años ni en veinte, ni en treinta, habremos desarrollado una tecnología para tomar un cerebro humano “bien conservado” y devolverlo a la vida, pero ¿quien puede decir los avances que la humanidad habrá alcanzado dentro de cincuenta, cien o quinientos años? Recordemos que el concepto de trasplante de órganos era completamente innovador algunas décadas atrás.

Gods of Riverworld

Image via Wikipedia

El Mundo del Río

Por allá por el 1972, Phillip Jose Farmer, escribe una novela, “A Vuestros Cuerpos Dispersos”, se gana un premio Hugo, y escribe varias continuaciones con lo que termina creando la conocida serie de “RiverWorld” El Mundo del Río. A grandes rasgos, en las novelas se narra como toda la humanidad se ve resucitada en algún punto del futuro lejano gracias a una avanzada tecnología (recomiendo mucho la primera novela y las otras son bastante pasables). El punto es que si confiamos que en algún punto el desarrollo de la tecnología será tal que será posible revivir a las personas que se encuentren “bien conservadas” gracias a la criogenia o alguna otra tecnología ¿por qué no ir aún mas allá?

¿Vendrá un tiempo en que todos resucitemos gracias a la tecnología? ¿Quien puede asegurarlo? ¿Quien puede negarlo?

Desde la época de los faraones hemos soñado con preservar nuestros cuerpos para volver a vivir en un idílico mundo ¿Han conseguido revivir los faraones? ¿Lo conseguirán algún día? Eso amigos es una cuestión de fe.

Si me lo preguntan a mi, yo soy un positivista, a pesar de todo continúo teniendo confianza en que la humanidad sobrevivirá la prueba de los siglos y que eventualmente desarrollará tecnologías que hoy en día no podemos soñar.

Y sí, un día Michael Jackson volverá a la vida y quizá todos nosotros le sigamos a ritmo de Thriller 😉

Reblog this post [with Zemanta]
Comparte este artículo con tus amigos