Hace varios años ya, el término “diamantes de sangre”, tomo gran importancia en la sociedad, al referirse al “tipo” de diamantes que se empleaba en la industria de la joyería principalmente, se le comenzó a aplicar este término a los diamantes que venían principalmente de África, de la región del Congo, donde una parte importante de estos minerales era extraído de minas ilegales, que eran explotados por grupos rebeldes armados que negociaban “por debajo del agua” con  empresas exportadoras de diamantes de varias partes del mundo, estos grupos prácticamente esclavizaban a muchos pueblos para que trabajaran sacando el mineral y eran reprimidos muy violentamente.
Esta práctica se hizo durante buena parte del siglo XX, hasta que ya entrado el siglo, se empezó a exigir que las compañías aseguraran que los diamantes que comercializaban no eran de sangre. Hay incluso una película que trata sobre el tema, y en la de Flawless , se advierten las primeras movilizaciones para denunciar este hecho.
celular-con-sangre2
Pues resulta que el tiempo pasa, pero así como la esclavitud laboral de principios de siglo XX ahora pasó a nómina y a denominarse “asociado”, la situación antes descrita se mantiene igual, solo que ya no es debido a los diamantes sino a otros materiales que para variar, son abundantes en esa región.
Esta situación se ha vuelto a activar ya no por diamantes, sino por la tecnología, que en la última década ha tenido un crecimiento exponencial en su demanda. Pongámonos un poco en contexto antes de continuar.

Celulares, reproductores de música, laptops, tablets, en fin, hoy en día estamos rodeados de objetos que nuestros abuelos ni soñaron, pero que sin los cuales ni nosotros ni menos nuestros hijos concebirían el mundo. Todos estas cosas comparten algo en común, son aparatos electrónicos e internamente tienen muchos componentes que los hacen trabajar, circuitos integrados, resistencias, capacitores, en fin un sinnúmero de estos existen en cada uno. Estos elementos, se fabrican de diversos materiales, que es donde el asunto comienza a complicarse.
Salvo el silicio, que existe en prácticamente todo el mundo, los demás materiales necesarios como son el tantalio, Cerio, lutecio, bastnasita, didimio, escandio, itrio, son escasos, y la región del mundo donde más existen es en África, en zonas donde son explotados en ocasiones de forma ilegal por grupos paramilitares que mantienen en jaque a zonas como el Congo, y que “por debajo” del agua los comercian con empresas internacionales que fabrican estos componentes que a su vez los proveen a las grandes compañías fabricantes de productos electrónicos como Apple, HP, Nokia, Dell, Sony, etc. De estos minerales de los más solicitado es el Tantalio que se refina del coltan, y que se emplea en la fabricación de las baterías de los celulares principalmente.
49736                                               Tal vez ellos sacaron el material para tu flamante celular nuevo
Estos grupos que explotan los minerales ilegalmente, suelen “reclutar” trabajadores a la fuerza, saqueando pueblos o engañando a la gente para trabajar en condiciones infrahumanas, y suelen reprimir brutalmente a quienes se les oponen, existe un documental llamado Blood in the mobile, donde se ve como viven los obreros que trabajan en una de estas minas.
Cabe destacar que las compañías antes mencionadas no son responsables directas de esta situación, pero a las que se les está empezando a pedir que actúen de forma similar como sucedió en la industria de los diamantes, que se aseguren completamente que los proveedores de sus componentes no los fabrican con material ilegal, ya que actualmente, se lavan las manos muy fácilmente al decir que ellos confían en lo que sus proveedores dicen, como se muestra también en el documental mencionado.
Los celulares no son los únicos electrónicos involucrados, pero si los de mayor demanda y los que propiciaron principalmente esta situación, con el crecimiento exponencial en su demanda que ha venido ocurriendo en toda la década pasada. Se están empezando a formular leyes para tratar de controlar esta situación, pero aún hay mucho que hacer. Yo creo que cada uno de nosotros puede aportar algo para mejorar la situación.
sangreencelular                                                                O tal vez estos niños
Ahora que recientemente falleció Jobs, aclaro el NO es responsable directo de esto pero  si influyó notablemente en el crecimiento en el consumismo exagerado de celulares y demás cachivaches, del que incluso se llegó a decir que hizo del mundo un lugar mejor, me pregunto si la gente que esta atrapada en esas minas piensan lo mismo de esa afirmación.
La solución no es dejar de comprar estos aparatos, sino de ser más selectivos en lo que compramos y hacerlo solo cuando en verdad lo necesitemos, estar al pendiente de la situación y  de ser posible hacer como proponen algunas organizaciones, exigir que nuestro producto este libre de materiales problemáticos,  ya es hora de sacudirnos ese consumismo ridículo, porque cabe la posibilidad aunque sea remota, de que ese nuevo celular, tablet, laptop, etc., que compramos sin necesidad y solo porque queremos estar a la moda y que según nosotros mejora nuestra calidad de vida, puede ser que en otra parte del mundo haya contribuido a destruir la de alguien más.
Yo por lo pronto, seguiré con mi celular con el que ya tengo 2 años hasta que de plano ya no sirva, por que además de esta situación esta el detalle de la contaminación que generan estos, que es otro tema importante, además me quería comprar una laptop nueva, creo que esperare un poco hasta que me sea verdaderamente necesaria, voy a minimizar al máximo las posibilidades de que con los aparatos que compre, financie la bala que deje a algún niño o niña sin su padre, y tengan una vida de esclavitud ya sea en las minas o en la explotación sexual.
Comparte este artículo con tus amigos