Metrodome_DVD.qxdLa idea detrás de esta película esta bien, revivir el clásico “Moby Dick” de Herman Melvilles, pero en lugar de “La Gran Ballena Blanca”, tienes al “Gran Dragón Blanco”. Pero la película está muy mal realizada.

Personalmente creo que el principal problema que tiene son los dragones mismos, demasiado pequeños, demasiado normalitos. Ciertamente los actores hablan de criaturas temibles que cortan el aliento nada mas verlas, pero ni el CGI, ni el uso de la cámara colaboran para dar ese sentido de grandiosidad. De hecho, comparadas con estos Dragones, las ballenas son mucho mas atemorizantes.

Creo que ese problema del tamaño, se traslada a muchas otras cosas en la película, por ejemplo, el barco, el famoso Pequod del capitán Ahab, en esta película no es mas que un pequeño carrito en donde es difícil imaginar que los tripulantes puedan siquiera moverse con facilidad.

No voy a decir que tengo experiencia REAL cazando dragones, pero sí que he matado varios cuando estoy jugando al rol tanto en la mesa como en la computadora. La cacería de un dragón siempre es una cosa seria, bien planeada, donde te llevas a los mejores hombres, lo mejor equipados posibles. En Age of the Dragons en cambio, vemos a los cazadores hasta conversando en voz alta en el interior de la cueva del dragón, mirando al piso con total tranquilidad, y ¡dando martillazos! Para montar una trampa, absolutamente loco.

Pero en realidad, cuando te pones a ver que en esos juegos e historias clásicas, para matar a un dragón, ¡necesitas magia! para poder dañar al monstruo, en cambio en esta película los matan con arpones…

Se le pierde el respeto al dragón, se pierde el sentido épico de la historia.

Y uno se pregunta ¿cómo es que Dany Glover se envolvió en esta película? Ni idea, pero para mi que los Cinco Millones de dólares de producción se fueron mayormente en pagar a los actores, porque no se notó en nada mas.

Esperemos que en el futuro alguien retome esta idea y consiga llevarla a la pantalla con mejor forma.

Save

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos