Saludos amigos, espero que haya tenido un gran fin de semana.

Como cada semana los invito a disfrutar esta colección de artículos, imágenes y videos, que lo disfruten:

Baahubali, el inicio

Todo inicia con una mujer que trata de cruzar un río con un bebé en brazos, al llegar a la mitad de este eleva el niño en alto y ruega al Dios Shiva que permita al bebé vivir. Al día siguientes algunas personas de una villa cercana al río encuentran a la mujer y el bebe, rescatan a este ultimo. El niño es adoptado y le dan el nombre de Sividu. El chiquillo tendrá intereses por su pasado, y para descubrir que hay en este tratará de escalar una catarata.

En ello se le ira la infancia y la adolescencia, hasta que llevado por un sueño logrará escalarla. Una vez arriba encontrará el amor y una misión de vida. También descubrirá que tiene un destino más grande de lo que cualquiera podría pensar.

Vader Down, El Poder de un Señor de los Sith

Vader Down es uno de los cómics de Star Wars que se publicó el año antepasado. Nos presenta con una ocasión única, cuando el poderoso Señor de los Sith sale del hiperespacio accidentalmente en una zona de entrenamiento de la Alianza Rebelde.

A un costo altísimo y terrible, los rebeldes consiguen que Vader caiga al planeta. Pero la diversión está apenas comenzando.

No, mamá no, de Verity Bargate

Lo que más me impresionó cuando me dieron a mi segundo hijo y lo cogí en brazos fue la total ausencia de sentimientos. Ni amor. Ni cólera. Nada.

Pam. Con esta sentencia se inicia esta corta novela. Es curioso, porque al ir a pagar el libro en donde lo compré, la dependienta me dijo que lo había leído, pero que era durísimo. Hay algo que no se revela en la sinopsis del libro, y yo tampoco lo voy a contar aquí, y que en principio es el centro del libro; yo no estoy de acuerdo. El verdadero centro del libro no está en la relación de la protagonista con sus dos hijos, o qué les hace, sino ella en sí misma y cómo se siente con su vida. Ahora lo explico.

El Tapiz de Malacia

El sábado pasado falleció, recién cumplidos los noventa y dos años, uno de los grandes nombres de la New Wave, el británico Brian Aldiss. Su importancia dentro del desarrollo de la ciencia ficción es gigantesca, aunque tal vez la ausencia de ese título especial que encumbra a un autor haya pesado en su legado, hasta el punto ser un autor no demasiado conocido por las generaciones más recientes de aficionados.

El caso es que él, más que ningún otro, supo establecer puentes entre el viejo enfoque británico del romance científico y la imaginería desarrollada con posterioridad en las revistas pulp americanas. Esa aproximación dual puede percibirse con claridad en algunos de sus primeros títulos, como “La nave estelar” (1958) o “Los oscuros años luz” (1964) y le permitió alcanzar cierto grado de reconocimiento crítico fuera de los círculos especializados.

Mundos en el abismo, de Juan Miguel Aguilera y Javier Redal

Si tu bagaje de ciencia ficción es tan reducido como cuando leí Mundos en el abismo, me parece inevitable entrar en estado de shock ante el despliegue de conceptos tecnológicos y biológicos diseminados por Javier Redal y Juan Miguel Aguilera a lo largo y ancho del escenario en el que transcurre. Un cúmulo estelar donde una humanidad estancada se pega de tortas utilizando todo tipo de cachivaches futuristas en un contexto de decadencia primo hermano de la caída del Imperio Romano. Sin embargo, antes de llegar al espectáculo, en sus primeras 20 o 30 páginas se hace necesario superar un salto de fe: una abrumadora inmersión en un entorno plagado de nombres y referencias en sánscrito adonde el lector es arrojado entre tres entidades políticas en conflicto, cada una intrigando contra las otras mediante una docena de personajes. Sin margen de asimilación. Este escalón se acrecienta debido a la propia estructura, unas escenas de entre dos y cuatro páginas que se suceden a ritmo frenético. Por fortuna el desconcierto desaparece una vez Mundos en el abismo abre campo, se pone en situación y deja al descubierto su principal valor, incólume tres décadas después de su primera publicación: el tremendo lugar narrativo ideado por sus autores.

2002- INFILTRADO - Gary Fleder

En el año 2079, la Tierra está en guerra con los alienígenas de Alfa Centauri. Spencer Oldham (Gary Sinise) es un brillante científico que debido al conflicto ha abandonado sus sueños de explorar el espacio y se dedica a diseñar armas avanzadas para el gobierno. Como resultado de la guerra, la atmósfera de la Tierra ha sufrido graves daños y los miembros más afortunados –y acaudalados- de la sociedad se han refugiado en magníficas ciudades protegidas de la toxicidad ambiental y los bombardeos alienígenas gracias a campos de fuerza.

Un día, cuando se dirige al trabajo, Spencer es arrestado por el mayor Hathaway (Vincent D´Onofrio) de las fuerzas de seguridad. Hathaway cree que el verdadero científico ha sido reemplazado por un duplicado androide que no es todavía consciente de su auténtica naturaleza, pero que en el momento indicado, cuando vaya a reunirse con el Canciller ese mismo día, “despertará” y detonará la bomba que alberga en su interior. Spencer protesta vehementemente y niega la tesis del mayor pero no le sirve de nada. Al final, ha de recurrir a la violencia para escapar antes de que le abran en canal ya que la autopsia es la única forma de determinar su verdadera identidad. Huyendo de la policía, ha de salir de la seguridad de la ciudad para establecer relaciones con el mundo criminal, contactar con su esposa, la doctora Maya (Madeleine Stowe) y demostrar que es humano.

Feliz comienzo de semana amigos, nos seguimos leyendo.

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos