Science, es quizá la publicación mas respetada en la comunidad científica internacional; sin embargo no fue hasta hoy que llegó a mis manos uno de los números de esta revista. Totalmente sorprendido es la expresión que mejor describiría la sensación que me embargó al leer algunas de sus páginas; tomemos por ejemplo la publicidad, prácticamente toda está dedicada a vender productos relacionados con bioquímica y genética. Yo no tenía idea hasta que punto se habían desarrollado estas áreas, es decir cuando uno ve en televisión canales como Discovery o National Geographics, tienes la sensación de que estas ciencias (genética y bioquímica) avanzan muy lentamente, que dependen enormemente de los fondos gubernamentales y que simplemente no es un buen negocio; terrible error, solo se necesita leer entre líneas para darse cuenta del activo papel que la industria privada esta tomando en el desarrollo científico, no por que sean grandes amantes del conocimiento, el descubrimiento, etc. (No estoy diciendo que no lo sean) No, es por que la ciencia se ha convertido en un buen negocio; de hecho este numero de la revista Science (Junio 2007) trae un artículo donde destaca el impacto que esta teniendo la economía del conocimiento “knowledge economy” en el Reino Unido e Irlanda.

No cabe duda que nuestro futuro estaba cambiando a gran velocidad, pero con la entrada de la industria privada en el juego las cosas solo pueden acelerarse mas; no podemos quedarnos atrás, debemos estar atentos.

No puedo mas que recordar aquella cancioncita ochentosa donde un sujeto gritaba… ¡Science!

 

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos