Imaginen un juego donde eres un hacker cuyo objetivo es llegar hasta la base de datos del rival para hacerte con sus secretos, en cada turno deberás escoger entre colocar dificultades como Muros de Fuego (Firewalls) o avanzar, si te centras demasiado en una opción o en otra muy probablemente perderás ¿Qué tan genial suena? Esta podría ser la premisa de Quoridor.

Quoridor es un interesante y galardonado juego de Gigamic, enviado a nosotros por Devir Américas para esta reseña. Este juego forma parte de la línea de juegos abstractos a la cual pertenece el anteriormente reseñado Quarto, al ser fabricados por la misma compañía poseen una estética y calidad similares. A pesar de ser un juego abstracto y sin un atractivo tema con llamativos colores, sería un gran error desdeñar la diversión potencial que este juego puede dar, ya veremos el porqué de esta afirmación.

Al igual que el juego de la reseña anterior, cabe destacar que este juego también ha recibido importantes honores en el mundo lúdico, entre los reconocimientos obtenidos por este juego podemos contar Mensa Select 1997, Juego del Año 1998 por Games Magazine y el premio francés Grand Prix du Jouet.

Quoridor Juego de tablero de Gigamic

Quoridor Juego de tablero de Gigamic

Componentes

Quoridor, viene en una linda caja de base cuadrada a juego con Quarto y el resto de la colección, dentro de la misma encontramos un tablero en MDF contado con láser, éste tablero está dividido en pequeños cuadros por ranuras formando una grilla de 9×9, además de presentar diez ranuras al borde en dos extremos opuestos  del mismo, más adelante veremos para qué se usan.

Debajo del tablero conseguimos el manual de las sencillas reglas traducidas a treinta idiomas, con ilustraciones y ejemplos, adicionalmente hay una bolsa de tela estampada con el logo de Gigamic dentro de la cual podremos encontrar las piezas, hay veinte tablitas y cuatro peones de madera de diferentes tonalidades. Por supuesto, como es costumbre de Gigamic, todos los componentes tienen una excelente calidad.

Mecánicas

Quoridor: movimientos posibles considerando posiciones de muros y rivales.

Quoridor: movimientos posibles considerando posiciones de muros y rivales.

Las instrucciones para jugar Quoridor difícilmente podrían ser más sencillas. En la preparación se colocan diez barreras en cada extremo del tablero en las ranuras ubicadas para tal fin, luego cada jugador escoge un peón y lo coloca en la primera fila en la columna central del tablero.

El objetivo es ser el primero en llegar a la casilla central del otro extremo del tablero. Para ello en su turno cada jugador deberá tomar una decisión, mover un espacio de forma vertical u horizontal o colocar una barrera, cada barrera bloquea dos cuadros y debe colocarse de manera que lo haga perfectamente para evitar confusiones.

Si un jugador queda frente al otro, éste en su turno puede escoger saltar por encima del primero, en caso de no ser posible, entonces podría mover un espacio en diagonal.

Conclusiones sobre Quoridor

Quoridor ha probado ser un juego muy bueno, suficientemente sencillo para jugarlo con niños de 7 y 8 años a la vez de presentar un gran reto estratégico. En el transcurso de cada partida nos enfrentamos constantemente a la diatriba de decidir si frenar al rival con un muro o si conviene avanzar, así mismo, es importante la visualización estratégica de los posibles movimientos del contrario para determinar la forma más eficiente de colocar las barreras.

Este juego nos ha gustado a adultos y niños por igual, es de resaltar que mi hija menor quien tiene siete años pareció un poco menos emocionada con este, tal vez por sus mecánicas, sin embargo eso no ha impedido que haya jugado y disfrutado varias partidas desde que lo abrimos.

 

 

 

Ilustración principal: Defensive Measures by RaChoTamer

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos