No vuelvo a cazar Cocodrilos (Historias de la Vida Real)


Las extensas llanuras de Portuguesa…
El sol, la humedad, el canto de los pájaros, y en medio de aquel paisaje; yo, con mi sombrero de vaquero, mis pantalones de Blue Jean, y mis botas militares ¡El Cazador de Cocorilos!
Mientras me acercaba descuidadamente a la laguna, se acercó a mi un cocodrilo, o una baba, como les dicen en Portuguesa. Ah, pero me di cuenta justo a tiempo y asumí una posición de combate (imagínense, Indiana Jones + Bruce Lee, ¿Quién me gana? ¡Naguara!) entonces le pego una tremenda patada en la boca al cocodrilo, lamentablemente aquel animal también sabía lo suyo y me pegó un mordisco en el pie, ¡AH! ¡Que dolor! Pero no me importa, de algún modo consigo librar mi pie de aquella terrible mandíbula y le lanzo una segunda patada incluso ¡mas fuerte! Pero igualmente la baba volvió a atrapar mi pie entre sus fauces ¡el dolor es terrible! ¡No importa! ¡Aguanto! Con un impresionante giro de caderas consigo liberarme nuevamente y le lanzo una tercera patada, y en esta ocasión al animal no le queda otra opción que huir, eso es, he ganado, sin embargo…
Hay algo extraño, la última patada me dolió mas que todas, y eso que en la tercera no me mordió. ¡AY! ¿Por qué me duele tanto?…
Ya va, yo no estoy en Portuguesa, estoy durmiendo en la cama de mi cuarto, y no he estado peleando con ningún cocodrilo, he estado pateando la pared que está junto a mi cama, ¡Y con el pie donde tengo la uña enterrada! ¡AAAAAAAAAAAAAYAYAYAYAYAYAYAYAY!

Comparte este artículo con tus amigos

Lobo7922

Creador de La Cueva del Lobo. Desde muy joven me sentí fascinado por la Ciencia Ficción y la Fantasía en todas sus vertientes, bien sea en literatura, videojuegos, cómics, cine, etc. Por eso es que he dedicado este blog a la creación y promoción de esos dos géneros en todas sus formas.

Deja tu comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.