No es que no me guste la política, me gusta mucho, pero simplemente no considero que poseo el conocimiento y la experiencia para hablar de la política venezolana que es tan compleja, sin embargo en la terrible situación actual no me puedo quedar callado.

El Venezolano común se encuentra con una disyuntiva votar o no votar. Lamentablemente para los que no soportamos las ideas y conceptos expresados por Chavez y por el chavizmo, la oposición venezolana tiene la absurda costumbre de presentarse siempre en un frente abierto y dividido, esto solamente contribuye al fortalecimiento del sector oficialista que se crece ante esta división.

Tratemos de analizar la situación entonces:
Para que unas elecciones sean aceptadas por la mayoría es necesario que exista un arbitro imparcial que sea confiable para ambas partes en la contienda electoral. ¿Es confiable el arbitro electoral en Venezuela? Bueno, baste decir que el anterior director del ente electoral, en estos momentos continuamente lanza arengas del tipo “Patria, Socialismo o Muerte” es posible que este señor haya actuado con total buena fe cuando trabajaba para todos los venezolanos y no solo para una parcialidad, pero cuesta creerlo. Yo mismo he asistido en persona a la oficina regional del Consejo Nacional Electoral en el pasado y he observado que la gente empleada allí es abiertamente pro gobierno (por lo menos en aquel entonces lo era).

Entonces ¿que sentido tiene ir a votar? Pues permitanme ponerlo en esta otra perspectiva ¿que sentido tiene el No votar? Mucha gente dice que al ir a votar, el arbitro electoral en complicidad con el gobierno, nos van a robar la elección, y que nosotros al haber ido a votar solamente habremos convalidado aquella fraudulenta elección. Los que abogan por No ir a votar también razonan diciendo que si no vamos la elección, esta no tendrá validez pues al ser el nivel de votos extremadamente bajo, la decisión no habrá sido tomada por la mayoría comprobando así el rechazo a esta elección.

Lamento decirles que se equivocan, les recuerdo que esta tesis ya ha sido probada una vez, en una ocasión los partidos de oposición al igual que hacen ahora algunos, llamaron a la abstención durante las elecciones del actual cuerpo legislativo, les pregunto ¿fue aquella elección invalidada en alguna forma? Los actuales legisladores, elegidos durante aquella elección en donde ninguno de nosotros fue a votar ¿Legislan menos por que ganaron con pocos votos? Y también me gustaría preguntarles otra cosa, al no ir a votar en aquella ocasión ¿le facilitamos o le dificultamos las cosas al gobierno de Chavez?

¿Que podría pasar entonces si efectivamente vamos a votar? bueno pues si soy sincero, en mi opinión existe una alta posibilidad de que nos falseen los resultados y nos roben las elecciones, pero, también existe una pequeña probabilidad de que el rechazo a la reforma sea tan masivo (tal y como predicen las encuestas) que los resultados no puedan ser falseados y las elecciones resulten a favor nuestro, simplemente por eso, únicamente por esa pequeña posibilidad vale la pena ir a votar.

Permitanme preguntarles además ¿que será más fácil? ¿falsear unas elecciones a donde van a votar unos poquitos? o ¿falsear una masiva elección en donde todo el mundo fue a votar? Nuestro deber como opositores es dificultarle las cosas al gobierno lo más que podamos; entre más gente vaya a votar, más difícil será ocultar los verdaderos resultados y más probable será que se descubra la posible trampa ¿Vamos a perder este chance?

Damas y Caballeros, ¿votar o no votar? para mi no hay dudas, votar. El futuro está frente a nosotros, la elección es nuestra.

http://enlacuevadellobo.wordpress.com/2007/11/08/no-a-la-reforma/

http://onilegroj.blogspot.com/2007/11/estadstica-banal.html

http://www.esquizopedia.com/2007/11/07/esquizopedia-le-dice-que-no-a-la-reforma-constitucional-en-venezuela/

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos