Iniciamos hoy con un nuevo cuento para nuestro Concurso de Relatos, en esta ocasión se trata de un cuento de Carlos Mario Cataño, quien nos escribe desde Colombia.

El relato nos narra una peculiar relación amorosa:

__Android_Lust_wallpaper_03_by_emalethImagen: Android Lust Wallpaper por Emaleth

Hace rato tenia un cigarro en la mano, no se puede explicar por que, hace un mes había dejado de fumar y parecía que su empresa en ello había sido exitosa…aun no lo encendía, pero no paraba de mirar el mostrador mientras rastrillaba el encendedor, ella… era una androide hermosa, como ninguna. ¿Quien se enamora de una androide hoy día?, es una perversión en estos tiempos y existen quienes.
Un empleado la coloca allí, ella apenas se mueve impávida, no es tal vez ultimo modelo y su belleza es aun extraordinaria, se interpone la vidriera,… es una versión vieja de este modelo.
Humo blanco sale de las tuberías, el azul de la noche difuminado en esos azules fluorescentes de la ciudad.

Nicht verlieben, nur ein Sklave, wurde nicht für die Liebe abzugeben.

Ella no comprendía su inconformidad, pero el en sus confusiones de la carne, no controlaba el hecho de que el amor de su vida respondería igual a los estímulos de cualquiera, solo porque su programación se lo indicaba; la empeñó hace solo algunos días, sabia que debía vivir mas con los de su especie, lo deprimían enormemente sus sub rutinas de mujer perfecta, mientras en sus ojos se sentía el zumbido de una abeja metálica ferviente y trabajadora, no podía asquearse era todo tan limpio.
La empujaba de formas odiosas solo quería una reacción, sabia que para obtenerla debía oprimir un botón, pero estaba esperanzado en que reaccionaria violentamente y lo mataría saltando todos los protocolos de su naturaleza artificial, sus días se estaban entumeciendo y nadie tenia buenas ideas por estos tiempos.
Le dieron unos buenos pesos por ella aunque la podría haber vendido mejor, solo fingirá que lo dejo y se sumirá en la soledad donde comenzó todo.
Finalmente enciende el cigarro, no sabe donde ira hoy pero seguro al final de la noche estará ebrio por una mujer.

Fin

Muchas gracias a Carlos por este cuento, es extraño encontrar un cuento corto entre tantos cuentos largos, pero tu cuento demuestra que la extensión de una historia no determina el interés que puede despertar en la mente de sus lectores.

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos