Un reciente estudio de la Clínica Mayo confirma la idea de que una vida de esfuerzos mentales a edad retarda la aparición de la Demencia Senil, pero incluso, dedicarse a esfuerzos cognitivos durante la vida adulta o la vejez también puede reportar beneficios.

Este estudio tomó a casi 2000 habitantes de Minnesota de entre 70 y 89 años y les hicieron las pruebas de la variante genética APOE-4 (que puede aumentar el riesgo de Alzheimer) y posteriormente les hicieron una encuesta para saber ¿cuales habían sido los esfuerzos intelectuales que habían hecho durante toda su vida? Y también si ¿habían puesto su cerebro a trabajar durante los últimos 12 meses?

Lo que el estudio descubrió es que el haber realizado grandes esfuerzos mentales durante una edad temprana (estudios universitarios o una carrera que requiera pensar mucho.) Se traduce en una protección contra la demencia a edades mas tardías. Adicionalmente quienes realizaron alguna actividad similar durante una edad mediana, digamos entre las edades de 50 a 65 años también traía grandes beneficios.

Pero lo mas interesante del estudio fue que incluso aquellos con predisposición genética de padecer Alzheimer también obtenían beneficios.

En conclusión lo mejor es haber realizado grandes esfuerzos intelectuales durante las etapas mas tempranas de la vida, pero si estos esfuerzos se realizan mas tarde, también se obtienen beneficios, incluso en las etapas mas tardías de la vida.

Vía: Pacific Standard.

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos