Hace poco cuando todos estaban con la locura de la pelea entre Mayweather y Pacqiao, yo no le presté demasiada atención a todo el asunto, sin embargo tenía esa sensación detrás de mi cabeza que me decía “tienes que recordar algo,” pero por mucho que me empeñé no conseguí recordar nada si no cuando vi a los boxeadores pesándose; y de pronto volvieron a mi mente todos los recuerdos de Hajime no Ippo, y con esos recuerdos vinieron también unos deseos enormes de volver a ver esa serie.

Lo que mas me gustó fue descubrir que ya había una nueva temporada y mejor aún que ya estaba terminada (tengo que reconocer que para mi eso de ver anime a ración de un capítulo a la semana es como una tortura).

Pero antes de dedicarme a la nueva serie me dí un buen banquete volviendo a repasar las temporadas anteriores junto con los ovas y todo, así que cuando llegué a Rising tenía todo bien fresco en mi memoria.

El opening me dejó una mala impresión, mas adelante conseguí tolerarlo, pero no creo que nunca lo recordaré con cariño. Para las canciones tan buenas que hemos conocido en Hajime no Ippo, esta para mi gusto se quedó bastante atrás:

No sé si fue porque venía de ver las otras dos series primero, pero esta última se me ha hecho demasiado corta. No es solo que se trata de 25 episodios nada mas, es que además la serie en general avanza poco en términos de tiempo y la carrera de Ippo.

Hajime no Ippo Rising Kimura Aoki Kimura

Takamura y Kimura burlándose del pobre Aoki, ¿por qué no me extraña?

En esta nueva serie si bien Makunouchi continúa siendo el protagonista y la figura central, también es cierto que los otros personajes cobran una relevancia inesperada. No solo tenemos como es de esperar capítulos dedicados a Miyata, Takamura, Aoki y Kimura, pero me sorprendí que prácticamente le dedicaron capítulos enteros a personajes como Yagi Chan, Umezawa ¡Y hasta Volg!

No es que me esté quejando, me encanta conocer estos personajes en mayor profundidad, pero me resulta extraño que les dediquen tanto tiempo en pantalla. Pero imagino que es simplemente natural cuando tantos personajes han ido apareciendo y han ido cobrando importancia a lo largo de la serie.

Hajime no Ippo Yaki Chan

Oh sí, el simpático y amigable Yagi Chan tiene un lado oscuro y terrible…

Pero a pesar de todo ese tiempo dedicado a los otros personajes Ippo continúa mordiendo un buen pedazo del pastel y lo vemos en dos excelentes peleas, y en una de ellas nos introducen a Sawamura Ryuuhei. No sé como se las ingenian para continuar introduciendo nuevos personajes y que estos aún continúen siendo interesantes; como escritor es una habilidad que me encantaría aprender.

Sawamura es tal vez el personaje mas oscuro que nos han presentado en toda la serie, creo que solo el loco de Hawk le llega cerca, pero allí donde Hawk es salvaje y alocado, Ryuuhei guarda una furia fría y letal. Este boxeador es una bestia disfrazada de ser humano, pero al subirse al ring se despoja de su careta.

Un personaje interesante que estoy seguro volveremos a ver.

Pero Ippo no solo avanza en su carrera profesional, las cosas se le complican también en el amor. Aquel chico tímido que no se atrevía a hablar con Kumi, ahora tiene dos pretendientes (además de la propia Kumi) la periodista de boxeo Mari, y Nanako, la hermana de Itagaki.

Hajime no Ippo Rising Gals

Pero ¿no se supone que las mujeres japonesas son mas tímidas y recatadas? Estas tres al menos solo habían estado disimulando.

Takamura pasa a combatir en la categoría de peso medio, pero en lugar de enfrentarse contra un salvaje como ocurrió en la temporada anterior, se enfrenta con un boxeador bien entrenado, talentoso y digno de toda admiración. Cosa que por supuesto solo enfurece aún mas a Takamura.

Aoki y Kimura mas bien no tienen tanto tiempo de pantalla, Kimura sobre todo, la única pelea que tiene no ocupa ni un episodio. Aoki por su lado avanza bastante en su propia historia (aunque no en su carrera) y maneja dar dos combates que si bien distan de ser ortodoxos no dejan de ser divertidos.

Bloody Cross

Este tipo ya es un meme.

Miyata parece haberse ganado un enemigo inadvertidamente cuando redescubrimos a uno de los “villanos” favoritos de nuevo en esta temporada, se trata del famoso Mr. Sakaguchi quien busca venganza por la derrota que Miyata le infligió a su campeón (¿recuerdan a Arnie “crocodile” Gregory?)

Lo mas interesante del asunto es que todo parece indicar que Mr. Sakaguchi todavía no se ha sacado la espina de Miyata así que es muy posible que volvamos a verlo en el futuro nuevamente.

 

Sin embargo para mi la gran sorpresa de esta temporada fueron los capítulos finales en donde nos narran la historia de cuando Kamogawa era un joven boxeador en un Japón que ha terminado derrotado tras la Segunda Guerra Mundial.

En apenas cuatro capítulos se las ingenian para contarnos una historia genial, no solo tenemos la oportunidad de conocer la juventud de Kamogawa, si no que también podemos ver a un joven Nekota (el abuelito medio loco de las montañas). Es una historia muy hermosa, pero también muy triste.

Hajime no Ippo Kamogawa y Nekota

En cuanto a arte y animación este anime tuvo sus momentos buenos y malos, en ocasiones parecía como que los dibujos o la perspectiva estaban mal, o los estaban realizando artistas con estilos totalmente diferentes. No sé si fue debido a alguna decisión estética, o fue algo específico para darle un aire a alguno que otro capítulo. Pero solo vean las diferencias que hay entre los primeros capítulos y los últimos, es algo del cielo a la tierra.

El ending sí me gustó mucho, no voy a decir que sea la mejor canción de Hajime no Ippo, pero sí es bueno.

Como dije antes se me ha hecho muy corto, creo que no me va a quedar alternativa y voy a tener que lanzarme por el manga, algo a lo que le he tenido miedo considerando lo extenso del mismo, pero no puedo negar que esta serie me ha dejado con unas ganas enormes de seguir conociendo las historias de este clan.

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos