Garm Wars nos presenta un mundo futuro perpetuamente inmerso en una guerra sin sentido. Mamoru Oshii ha creado no una película de anime como las que le conocemos tan bien. Sino un film de imagen real que a pesar de unos hermosos efectos digitales, se queda corto en la acción y la actuación.

A Oshii lo recordamos por joyas como la película original de Ghost in the Shell, (no la adaptación reciente de Hollywood), y la secuela, Innocence, que en mi opinión también fue muy buena. Y por lo tanto sabemos que gusta de contar historias complejas. Pero creo que con Garm Wars se le pasó la mano…

Garm Wars una historia difícil

Un planeta habitado por varias razas enzarzadas en una guerra que no parece tener principio ni fin. La guerra lleva tanto tiempo que ya nadie recuerda como comenzó o cual es su objetivo. Esto no impide que la maquinaria militar continúe funcionando por siglos sin fin.

Las primeras escenas nos muestran muchos momentos de gran acción. Los combates entre los bandos, el descubrimiento de una reliquia del pasado, la invasión de uno de los navíos aéreos, etc. Muy buen comienzo.

Luego la película toma un ritmo más lento y nos encontramos con personajes lanzándose largos monólogos haciendo referencia a la rica y nutrida mitología que se han inventado para este universo. Y se hace evidente que no hay en el filme tiempo suficiente para exponer con claridad todos los detalles que quieren mostrarnos.

Esta gente está en guerra desde hace generaciones, ¿de donde sacan los recursos? No tienen idea de porqué están en guerra sin embargo se dedican a ella en cuerpo y alma. No parece interesarles la historia y sin embargo cuando se les presenta la oportunidad se lanzan a intentar descubrirla con desesperación. Y tal vez lo más extraño es que los perros son llamados “Gulas” y parecen ser sagrados…

Se nota que a Mamoru Oshii le gustan los Basset Hound…

Efectos Espectaculares, la mayor parte del tiempo…

Pienso que Garm Wars hubiese funcionado mejor como un anime. Los escenas en donde se centraban en los gráficos digitales fueron muy buenas. Los diseños de las naves, tanques y robots eran muy interesantes.

El punto donde fallaban a mi juicio era cuando se insertaba a los actores. Los uniformes de los guerreros eran muy buenos, y sin embargo deslucían frente a los efectos digitales.

Los actores actuaron bien dentro de sus limitaciones, pero las coreografías de los combates se me antojaron muy básicas. Tal vez sería mejor hacer esas escenas en CGI también o contratar artistas marciales más entrenados.

¿Vale la pena ver Garm Wars?

Se trata de una película curiosa. Mamoru Oshii creó un mundo enorme y muy complejo, que no consiguió explicar en los breves momentos de este film.

Como si rescatáramos un grueso libro de filosofía o religión del mar y solo pudiéramos leer parte del texto.

¿Entonces? ¿Vale la pena? Solo si eres muy fanático de Oshii y quieres completar todo su trabajo. De lo contrario, mejor abstenerse.

Save

Artículos Relacionados:

Comparte este artículo con tus amigos