No es del todo cierto que las cosas buenas evolucionan y son graduales, mientras que las cosas malas se les comanda y son repentinas. Pero es una regla sorprendentemente universal.

Matt Ridley

 

Comparte este artículo con tus amigos