Pienso que cualquier fanático de la ciencia ficción vio venir esto hace mucho tiempo; lo curioso es que no pensé verlo pasar durante mi época.
Todo comenzó hace algunos meses cuando China lanzó un misil que destruyó uno de sus propios viejos satélites.
De inmediato saltaron las alarmas en varios países ¿Por qué? ¿Acaso el satélite no era de los Chinos? ¿No pueden hacer ellos lo que les plazca con sus propios satélites? No es tan fácil, el satélite no se encuentra ocupando un área específica sobre la República China; los satélites se encuentran en órbitas. Cuando el misil destruyó al satélite, este se convirtió en miles de pequeñas partículas viajando a gran velocidad a todo lo largo de esa órbita. Ahora nadie sabe a donde irán a parar esos desechos y si golpearán otros satélites.
Pero eso es noticia vieja, la noticia ahora es que un grupo de científicos Rusos están acusando a los Estados Unidos de destruir uno de sus nuevos satélites de investigación.
Caramba que oportuno tener a quien echarle la culpa cuando algo le sale mal al proyecto en que el gobierno seguramente invirtió tanto dinero 🙂
La realidad es que con el surgimiento de las nuevas potencias la situación en que vivíamos en el pasado se desestabiliza; ya lo vemos en el alza de los precios del petróleo y de muchos otros bienes.
China está simplemente preparándose para un eventual combate; adicionalmente está lanzando la advertencia “Incluso aquí estamos preparados de ser necesario” nos dicen las acciones del gobierno Chino.
Las demás potencias también tendrán que retomar con más fuerza sus abandonados proyectos de militarización del espacio ¿Qué significa eso para nosotros? Por un lado al subir los riesgos de poner un aparato en el espacio, también subirán los precios, ya los militares estarán menos dispuestos a lanzar un satélite sin protección; y por supuesto cualquier protección adicional solamente puede hacer al satélite más pesado y por ende más costoso. Por el otro lado los militares ya dependen mucho de sus aparatos en órbita y como les comentaba antes en “Descubren el agua tibia” pretenden obtener inclusive más beneficios de sus satélites en el futuro; por lo tanto es muy posible que comiencen a investigar en métodos que abaraten tanto los costos de lanzamiento como en reducir el peso en satélites, eventualmente eso redundará en beneficios para todos nosotros.

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos