La historia del Dragón y el Bardo, es una de esas clásicas anécdotas del rol que siempre deben ser recordadas. Pues ejemplifican con claridad las razones por las que este arte es tan especial.

El usuario MadGuyver, la compartió hace poco en el redddit de DungeonsAndDragons, y me gustó tanto que decidí hacer una pequeña traducción para que todos podamos disfrutarla:

La Historia del Dragón y el Bardo

Master (a nuestro Bardo): Los seis cultistas te tiran en el suelo, se inclinan ante el masivo dragón verde y dicen, “Oh Grandísimo, te hemos traído este oro y este sacrificio humano como tributo a tu grandeza. Por favor acepta nuestra ofrenda“.

El resto del Grupo, mirando desde la distancia: Mierda. Está muerto. Está tan muerto. Descanse en paz Edward.

Master: El dragón agradece a los cultistas y pregunta si tienes algunas últimas palabras.

Bardo: Miro al dragón y digo, “Te he traído este oro y estos seis cultistas como tributo a tu grandeza“.

El resto del Grupo: ¡A LA MIERDA!

Master, quien claramente no se estaba esperando aquello: …Lanza persuasión.

Bardo: 17

Master: El dragón dice, “Me gustas. Agáchate“.

Bardo: …¿Me agacho?

Master: El dragón incinera a los cultistas con su aliento venenoso y te deja vivo, mientras se va volando con su tesoro.

Bardo: ¡Oh por dios! Pensé que estaba muerto.

Master: ¿Honestamente? Yo también.


¡Jajajajaja! ¿Te sacó una sonrisa esa historia sí o no?

¿Te ha ocurrido alguna vez algo similar en tus juegos? Deja la historia en los comentarios para que todos la podamos disfrutar.

Yo solo recuerdo aquella ocasión en que la campaña de rol se descarriló completamente. Pero igual lo pasamos genial.

Artículos Relacionados:

Comparte este artículo con tus amigos