El día de ayer Space X revelo el Dragon V2, la nueva versión de su vehículo espacial, esta renovada versión promete aterrizar en tierra por sus propios medios, una amplia y moderna cabina hasta para siete astronautas, y la capacidad de reutilizarse una y otra vez:

El Dragon V2 está equipado con los motores SuperDraco cuyo empuje es tan enorme que permiten a la nave caer desde la órbita y desacelerar lo suficiente como para hacer un suave aterrizaje en tierra. Lo que mas me impresiona es el pequeño tamaño de semejantes bestias y me pregunto ¿qué será lo que veremos en el futuro entonces? ¿Motores del tamaño de un guisante? Los motores SuperDraco fueron impresos en 3D utilizando lasers en una aleación sumamente resistente llamada inconel.

SpaceX-Dragon-V2-SuperDracoOtra importante ventaja que tendrán los motores SuperDraco es que proveerán de un método de escape seguro en caso que algo malo ocurra con el resto del cohete en cualquier momento del vuelo. Adicionalmente los SuperDraco vienen en pares, de ese modo si algún error ocurre con alguno de los motores, el otro puede trabajar con mayor fuerza para suplir a su compañero.

La otra gran sorpresa de esta presentación fue el sofisticado interior de la cabina, acostumbrados como estamos a ver las cabinas del Soyuz o del Transbordador, el interior del Dragon V2 es una agradable sorpresa, los controles son de toque, y en caso de emergencia se puede optar por controles manuales. Me recordó mucho a los controles que veíamos en Star Trek Next Generation, Data estaría feliz.

Dragon V2 interior

Una de las dificultades que tuvieron era que debido a la vibración de la nave durante su operación el uso de controles “touch” era poco recomendable, pero los ingenieros de Space X han incorporado un acelerometro que compensa la vibración y elimina el problema.

El Dragon V2 y el futuro de los Cohetes Reutilizables

Hasta ahora los cohetes que lanzamos al espacio son desechados, incluso con el Transbordador Espacial, lo único que se recuperaba era el propio Transbordador, pero los cohetes que se utilizaban para llevarlo a la órbita se perdían, la estrategia de Space X sin embargo es muy diferente y muy ambiciosa, recuperar todas las etapas del cohete y volverlas a utilizar una y otra vez.

Esto bajaría radicalmente los costos y permitiría el desarrollo de naves espaciales cada vez mas complejas pues su costo se pagaría a lo largo de varios viajes.

En un momento en que las tensiones con el gobierno de Rusia nos hacen temer el retorno a otra Guerra Fría, y ante los continuos recortes que la burocracia de USA le hace a la NASA; ver el continuado éxito de Space X y otras empresas similares como Virgin Galactic nos llena de esperanza.

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos