Después de probar las novelas de Battletech, le perdí el miedo a este tipo de ficción inspirada en juegos, después de todo si uno siente pasión por un cierto universo, basta con un escritor de una habilidad moderada, para que te conecte con la historia. Así que desde que me enamoré del universo de WarHammer 40K, había tenido ganas de probar una de las novelas de la Black Library, al principio pensé en conseguir alguna de las novelas de “The Horus Heresy“, después de todo, es uno de los períodos más dramáticos en la historia del universo WH40K, pero después de leer un artículo en SF Signal en donde recomiendan precisamente esta novela para convencer a los que reniegan de la ficción relacionada a los medios (películas, juegos, comics). Me decidí a conseguir Eisenhorn.

En este caso se trata de un “Omnibus“, un compendio de tres novelas junto a un par de historias cortas que giran en torno a la vida del inquisidor Gregor Eisenhorn.

En el Oscuro futuro del 41° Milenio ¿Solo hay guerra?

Dan Abnett durante la introducción, nos cuenta que la gente de la Black Library estaban desarrollando el juego “Inquisitor” y que comenzaron a enviarle muestras de lo que estaban planeando, dibujos, tablas, etc. y de repente las historias del inquisidor comenzaron a formarse en su mente, de modo que se comunicó con la Black Library y les dijo que quería hacer las novelas, ellos no podían estar más felices y así comenzó el proyecto.

WarHammer 40000, es un juego de combate con miniaturas, y aunque en los libros de reglas suelen introducir bastante ficción, casi toda gira en torno a los combates, las batallas, las guerras, las campañas militares, etc. Pero lo que más me gustó de las novelas de Eisenhorn es que amplia enormemente este universo y nos da una mirada a la otra parte, la parte más civil, burocrática, administrativa y humana.

El Imperio del Hombre, es una enorme porción de la galaxia que fue colonizada por la humanidad eras atrás, evidentemente no todos los humanos de la galaxia están bajo el dominio del Imperio, pero aún así el Imperio es masivo, millones de planetas, millones de sociedades, y millones de políticos…
A diferencia de otros universos de ficción como La Federación de Star Trek, en donde todo está inmaculado y políticamente correcto, el Imperio del Hombre es una sociedad en decadencia, el avance tecnológico está prácticamente detenido, la ciencia más importante es la arqueología, pues los artefactos del pasado fácilmente pueden ser más avanzados que los de la actualidad.
Como una buena historia de Steampunk, las sociedades que nos describe Abnett en esta historia están imbuidas de un victorianismo gótico genial.

Aquellos familiares con La Fundación, pueden imaginar el Imperio del Hombre como el Imperio descrito por Asimov, solo que cortado antes de madurar y mantenido en cohesión por las amenazas externas.

Un universo literario muy humano, muy realista, mundos inmensamente prósperos coexisten con mundos totalmente despreciables, en un mismo planeta existen ciudades colmena en donde se hacinan los desposeidos, mientras que los más afortunados poseen hermosas villas en el siguiente continente. Los mundos del interior del Imperio posiblemente no han visto una sola batalla en centurias, pero seguramente están podridos de corrupción, los mundos fronterizos se encuentran permanentemente en estado de alerta cuando no en guerra abiertamente y la esperanza de vida es bastante corta.


Gregor Eisenhorn

Admito que es la primera novela que leo de Abnett, pero me pareció muy interesante su elección de narrar estas historias en primera persona.
A través de las novelas conoceremos a este personaje desde sus cuarentas, hasta que pasa de la centuria, gracias a la tecnología imperial siendo un hombre maduro, pero físicamente activo.
Veremos como evoluciona el personaje, la forma en que se desarrolla su forma de pensar y sus afectos.

Im firty-two standar years old, in my prime by imperial standards, young by those of the inquisition. All my life I have a reputation for being cold, unfeeling. Some have called me hearthless, ruthless, even cruel.
Im not. Im not beyond emotional response or compasion. but I posses – and my masters count this as perhaps my paramount virtue – a singular force of will. Troughout my career it has served me well to draw on this facility and to steel myself, unflinching, at all that this wretched galaxy can throw at me. To feel pain or fear or grief is to allow myself a luxury I cannot afford.

Particularmente interesante es su relación con “Fischig” quien comienza siendo un oficial civil, jovenzuelo, entrometido e insolente, pero termina en forma muy diferente.

Eisenhorn es sobre todo un líder, un hombre con un claro propósito, asegurar la supervivencia de la humanidad y la eliminación de sus enemigos.
Poco a poco el equipo de unos pocos que acompaña al joven Inquisidor irá creciendo no solo en tamaño si no también en importancia hasta convertirse en su familia.
Quisiera extenderme en cada uno de los integrantes de este equipo, pero por las características de la historia sería decir demasiado.
Me llamó la atención que al igual que Vance y George R. R. Martin, el autor no teme terminar con la vida de un personaje importante para darle credibilidad a su historia.

La acción y los enemigos

Si bien como ya dije la novela explora el otro lado del universo de WH40K, esto no significa que la historia no esté absolutamente repleta de acción, quizá lo más impactante sea eso, la forma en la que los personajes parecen estar descansando plácidamente después de una batalla, y súbitamente todo a su alrededor estalla un pandemonium, si bien es cierto que el autor usa ese ritmo de acción-descanso que vimos en el Señor de los Anillos, en este caso la acción tiene la mala costumbre de saltar justo cuando menos se espera. En mitad del banquete, durante la taza de té, en mitad de la noche, etc.

No sé como lo hace, pero durante esta narración, Dan Abnett se las ingenia para saltar de un enemigo terrible a uno peor, momento a momento, nuestros protagonistas saltan de una situación imposible a otra incluso más terrible tras cada página. El autor consigue que se nos caiga la quijada capítulo a capítulo.


Detalles negativos

Durante todas las novelas el equipo de Eisenhorn va creciendo continuamente y evidentemente los miembros que estuvieron con el Inquisidor desde el principio son los que uno llega a conocer mejor, sin embargo hay personajes que entran más tarde en la historia que aunque son importantes, uno siente que el autor no se detiene lo suficiente sobre ellos, quizá debido a la acción frenética o a que la historia está demasiado centrada en el personaje principal (y narrada en primera persona) por ejemplo uno sabe que Eisenhorn aprecia entrañablemente a este o aquel personaje, pero uno no sabe por qué.

Ravenor, es un personaje importante del que Abnett ha escrito varias novelas, sin embargo, es como si no quisiera gastarlo en esta historia, o como si no quisiera que le robara protagonismo a Eisenhorn, entonces, siempre hay mensajes de Ravenor, o enviados de Ravenor, pero el personaje en sí está siempre como oculto tras una cortina. Además el autor utiliza a Ravenor como una suerte de Deus ex Machina en un par de ocasiones (Ravenor es sumamente poderoso) recurso que como saben me molesta mucho.

Quizá no debería decir esto, pero otra cosa que no me gustó fue que la contraportada es un tanto engañosa en cuanto a la descripción de la historia.


Dark Heresy

Si bien estas novelas fueron inspiradas por el juego “Inquistor” que era un juego que intentaba llevar la experiencia de un juego de rol al mundo de WH40K, me parece que es una gran ayuda para los interesados en Dark Heresy, que es el juego de rol definitivo de WH40K, por mi parte si ya antes me interesaba conseguir el libro de Dark heresy, ahora verdaderamente que estoy ansioso de ponerle mis manos encima.

Conclusión

A pesar de estas tonterías de las que no se salva ninguna historia, esta colección de historias de Eisenhorn, es altamente recomendable. Durante estos días que he estado leyéndola me ha mantenido totalmente entretenido, divertido e imbuido en el universo de WH40K.

La extremadamente loca página web de Dan Abnett:

http://www.danabnett.com/

Entradas relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos