Consideraciones sobre la Ecuación de Drake

En otras ocasiones he escrito sobre la Ecuación de Drake, pero hace poco leyendo este artículo, he estado pensando mucho en ella.

Según el artículo:

“Si la Tierra fuese 50% más grande podríamos estar atrapados aquí”

Donald Pettit un científico y astronauta de la NASA, ha calculado que si nuestro planeta fuese un poco más grande. Apenas un 50% más, sería imposible alcanzar la órbita con nuestras actuales tecnologías. Llega un punto en que la gravedad es tan alta, que los cohetes ya no pueden usarse para alcanzar la órbita.

¿Cómo afecta eso a las posibilidades de encontrar otras civilizaciones inteligentes en la galaxia?

¿Qué dice la Ecuación de Drake?

Parafraseando un poco, puede interpretarse la mencionada ecuación como:

¿Cuantas Civilizaciones podemos detectar en nuestra galaxia? Para calcularlo, debemos conocer:

  1. R, El promedio de de la tasa de formación de estrellas en nuestra galaxia.
  2. fp, La fracción de estrellas formadas que posee planetas.
  3. ne Entre las estrellas que tienen planetas, el número promedio de planetas que pueden desarrollar vida.
  4. fl, La fracción de esos planetas que realmente desarrolla la vida.
  5. fi, Cuantos de esos planetas con vida desarrollan civilizaciones.
  6. fc, La fracción de esas civilizaciones que desarrollan tecnologías de comunicación que podemos detectar.
  7. L, La porción de tiempo durante las que tales civilizaciones emiten señales detectables.

Claro que no poseemos todos los datos para realizar los cálculos de forma adecuada. Aunque desde la época en que Drake la creó en 1961, nuestros datos han mejorado bastante. Por ejemplo en nuestra época hemos detectado muchos planetas en torno a otras estrellas. Esto solo ha tenido la consecuencia de hacernos pensar que la cantidad de Civilizaciones que deberíamos estar detectando, debería ser enorme…

Así que inevitablemente tropezamos con Fermi…

¿Qué dice la Paradoja de Fermi?

¿Donde están todos? Fue la pregunta que hizo el físico Enrico Fermi por allá en 1950.

Dado que se supone que deberíamos poder detectar un montón de civilizaciones. ¿Por qué no detectamos a nadie?

Pero esta paradoja va incluso mas allá. Dado que no podemos asumir que nuestro tiempo presente es especial. Debemos suponer que otras civilizaciones se desarrollaron en nuestra galaxia previamente. Digamos que avanzaron a un ritmo considerable durante unos 100.000 años antes de nuestro tiempo. ¿No deberían haber colonizado la galaxia hace tiempo? Incluso viajando por debajo de la velocidad de la luz, debería ser posible extender a la civilización a toda la galaxia a través de sondas de von Neumann (naves robóticas que se copian a si mismas).

Por lo tanto ¿donde está el Imperio Galáctico?

Hay unos videos muy buenos sobre la Paradoja de Fermi que publiqué hace tiempo.

Supongamos incluso que estos Imperios existieron pero ya se extinguieron, ¿no deberíamos al menos encontrar las huellas de su pasada existencia? Pero aún no hemos encontrado ni la primera, aunque sospechamos de algunas extrañas estrellas.

Nuevas Condiciones para la Ecuación de Drake

La respuesta más frecuente a la Paradoja de Fermi suele ser la de los “grandes filtros,” peligros que acechan a las civilizaciones que terminan destruyéndolas antes de que consigan expandirse.

Suelen mencionarse conceptos como la proliferación de armas nucleares, el desarrollo de inteligencias artificiales, o el simple declive natural de todas las civilizaciones.

Pero la lectura del artículo que mencionaba al principio, me ha puesto a pensar que las razones podrían ser mucho más simples.

La Inteligencia que desarrolla Civilizaciones podría no ser abundante

Observemos las otras especies de la Tierra. Muchas prosperan sin necesidad de una Inteligencia como la nuestra. Las abejas por ejemplo desarrollan grandes colmenas, pero ¿crean una civilización?

Muchos animales tienen ojos y alas, pero no todos los ojos son tan buenos como los del Halcón y las alas vienen en una variedad enorme. En la galaxia posiblemente existan muchas especies inteligentes, cuya inteligencia no desarrolla civilizaciones.

Las Condiciones del planeta no permiten el viaje espacial

El caso que comentaban en el artículo del principio. Podría ser una especie con una inteligencia muy similar a la nuestra. Haber desarrollado todos los elementos de nuestra civilización. Pero si la gravedad del planeta es demasiado alta la tecnología de cohetes no los podría sacar a la órbita de su mundo.

Para nosotros es relativamente fácil. Tsiolkovsky y Goddard soñaron con cohetes espaciales hace siglos. La “ciencia de cohetes” puede ser bastante compleja. Más sin embargo se trata de un desarrollo que ha estado a nuestro alcance durante bastante tiempo. Por lo tanto imaginar cosas como Star Wars o Viaje a las Estrellas en nuestro futuro, no nos parece imposible. ¿Qué sucede en cambio si el espacio es inalcanzable? Tal vez aparatos nucleares podrían hacer el trabajo, o tecnologías incluso más complejas. Pero si nosotros tenemos tantas dificultades en invertir en el espacio, ¿no será mucho más difícil para una civilización a la que el espacio le parece un imposible?

El viaje espacial no se les pasa por la cabeza

Imaginemos que una civilización similar a la nuestra se desarrolla en un mundo como Venus, con una densa capa de nubes cubriendo los astros del cielo. ¿Desarrollarían ellos el mismo interés que nosotros por el espacio?

Con frecuencia menciono el caso de la Luna y de como nuestro satélite ha moldeado nuestro mundo y nuestra psiquis. Imaginemos un mundo como el nuestro pero sin un satélite como el nuestro. No tendría mareas, la órbita sería distinta. Y además la gente no miraría al cielo de la misma manera. ¿Se nos habría ocurrido que los puntitos que brillan en el cielo eran otros mundos si no hubiésemos conocido a la Luna en primer lugar?

¿Y qué decir de una civilización que se desarrolla bajo tierra? Sabemos que la vida se desarrolla bajo la superficie de nuestro planeta. ¿Podría una civilización desarrollarse allí? Buscando continuamente obtener más energía del núcleo planetario y extrayendo los ricos metales pesados. ¿Qué interés podrían tener en el “vació” del espacio?

En su clásica historia Anochecer, Asimov plantea el caso de una civilización que no conoce la noche pues el mundo orbita un sol en un sistema de varias estrellas. ¿Se le ocurriría la idea de salir al espacio a una civilización así? ¿Para qué? Allá afuera solo hay unas ardientes masas de plasma.

¿Qué hay del Principio Antrópico?

Por supuesto, estoy usando mi mentalidad de humano. Quizá los habitantes del planeta con alta gravedad podrían inventar una tecnología que a mi no se me ocurre, o la civilización que se desarrolla bajo tierra descubre un interés por el espacio cuando son golpeados por un meteorito caído de los cielos, etc.

Pero aún así, creo que vale la pena considerar que quizá, solo quizá, hemos sido muy afortunados de tener un cielo claro en donde observar las estrellas, un mundo en el punto justo en el que podemos explorar el espacio usando combustibles químicos, y un satélite grande y llamativo que nos impulsó a salir al espacio.

Save

Comparte este artículo con tus amigos

Lobo7922

Creador de La Cueva del Lobo. Desde muy joven me sentí fascinado por la Ciencia Ficción y la Fantasía en todas sus vertientes, bien sea en literatura, videojuegos, cómics, cine, etc. Por eso es que he dedicado este blog a la creación y promoción de esos dos géneros en todas sus formas.

2 thoughts on “Consideraciones sobre la Ecuación de Drake

  • Julio 12, 2018 at 6:06 pm
    Permalink

    Hace unos días le explicaba a un amigo que gracias al desarrollo de nuevas baterías más compactas y livianas, se hizo viable construir aparatos capaces de volar mediante energía eléctrica. Antes de eso, la relación peso-potencia lo hacía imposible. Los primeros cohetes necesitaron miles de toneladas (entre estructura y sobre todo, combustible) para poner en órbita sólo unas decenas de kg. El gran paso fue superar la velocidad de “escape” con un aparato que pese algo menos del peso necesario para hacerlo… algo similar a los drones eléctricos que hoy nos parecen tan fácilmente viables.

    Reply
    • Julio 12, 2018 at 6:49 pm
      Permalink

      Hola Julieta, gracias por tu comentario.

      El gran problema es que los cohetes son una bestia aparte. Ciertamente los cohetes de hoy en día son más potentes que los primeros que construimos. Pero para construir los aparatos que tenemos hoy en día necesitamos avanzar mucho más en nuestro conocimiento científico y en nuestras habilidades tecnológicas.

      Lo que dice el doctor Pettit en su artículo es que con la tecnología que tenemos ahora, no podríamos alcanzar la órbita si la fuerza de gravedad de nuestro planeta fuese un poco más fuerte.

      Por supuesto, podríamos crear algún cohete químico con unas tecnologías que ni soñamos, o podríamos utilizar cohetes con reactores nucleares. Pero ambas son tecnologías que no tenemos todavía.

      Reply

Deja tu comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.