Neverwinter Nights será uno de esos juegos que quienes pudimos jugarlo en el momento en que salió, siempre lo llevaremos en el corazón. No solo por lo maravilloso de la historia original sino por la multitud de expansiones que tuvo y la gran cantidad de contenido que crearon (y siguen creando) los fanáticos.

Neverwinter Nights una joya que no se creó en un día

Bioware inició su carrera con Shattered Steel, un juego de combate con mechs (me pregunto qué lograrían con ese concepto hoy en día). Pero su segundo título sería el legendario Baldur's Gate que sentó las bases para la gloria de Baldur's Gate II. Y de tantos otros juegos similares como Icewind Dale, o Planescape Torment (que sacó Black Isle).

El famoso Infinity Engine fue el que nos permitió disfrutar de los mundos de Calabozos y Dragones de aquella manera en nuestras pantallas.

Muchos todavía recordamos a Minsc gritando:

“Ve por los ojos Boo ¡ve por los ojos!”

A través de esos juegos la gente de Bioware ganó la experiencia para crear su siguiente joya, pero requeriría de un nuevo motor y del salto al 3D.

Neverwinter Nights y el Aurora Engine

Muchos jugadores recordarán la cara de asombro que se nos quedó al ver el trailer del entonces nuevo juego que estaban preparando basado en el universo de D&D.

¡Podías orientar la cámara! Cambiar tu personaje, y configurarlo de tantas maneras. A mi me costó un poco adaptarme a la nueva interfaz (llevo días quejándome de las interfaces, ¿será que soy torpe para eso?) Pero pronto le agarré el gusto.

Me gustó mucho tener el acompañante. Pero extrañé bastante al grupo grande que teníamos en los juegos anteriores. Aunque para qué negarlo también me adapté. Recuerdo que (como siempre) me hice un Paladín, en un principio la tuve dura, pero apenas ganó algunos niveles, todo fue como la seda.

Me encantaba llevar a Sharwyn de compañera, era una barda que conseguía mejorar mucho mis habilidades en combate. Pero me molestaba un poco cuando no conseguía abrir los cofres. Por eso también tenía que jugar con Tomi que era un técnico en eso de abrir de todo. Pero claro tenía que hacer que ganara experiencia para que subiera de nivel. ¡Y cómo me molestaba cuando se atravesaba en mitad de una pelea! Los jugadores de Skyrim hoy en día se quejan de Lydia, pero es que no conocieron a Tomi…

Pero hay que admitirlo, el gran avance de Neverwinter Nights no fue la campaña en solitario, sino la oportunidad de jugar multijugador con los amigos. Y más allá de eso disfrutar con el contenido creado por otros fanáticos del juego.

El Aurora Toolset

Hoy en día es normal y casi que natural que los desarrolladores del juego provean a la comunidad con herramientas para modificar el juego y extenderlo. Pero por allá por el 2002 cuando Bioware lo hizo, fue algo revolucionario. Tanto que para finales de ese mismo año ya existían más de 1000 aventuras creadas independientemente.

De hecho en su día Bioware realizó un concurso en el cual los creadores de los mejores módulos (votados por los propios jugadores) ganaban un viaje a Canadá a los principales estudios de los desarrolladores, para conocer de cerca como trabajaban.

Aunque evidentemente ya no se puede optar a participar en este concurso, después de tantos años, podemos viajar a Edmonton Canadá en uno de los vuelos baratos con Expedia y así poder acercarnos nosotros mismos a su sede principal. ¿Te imaginas lo que sería pasear por el lugar de donde han salido tantos excelentes juegos?

La Historia de Neverwinter Nights

Neverwinter Nights nos presentaba una nueva historia. Situada en el norte de los Reinos Olvidados, el mundo que habíamos conocido con Baldur’s Gate y Baldur’s Gate 2. Situada en la ciudad de Neverwinter (Noyvern en la versión traducida). La trama giraba entorno a una misteriosa plaga, “The Wailing Death” que iba arrebatando las vidas de los ciudadanos. Ante la cual los curanderos parecían no poder hacer nada. Por lo que nuestra primera misión era encontrar una cura para dicha plaga.

Según avanzamos en el juego descubríamos que las cosas no eran tan sencillas. Había una complicación que involucraba diferentes facciones y diversos enemigos. Lo genial era que como siempre los amigos de Bioware consiguieron hacer al jugador el centro de la acción, el verdadero protagonista. Podías resolver las cosas a los golpes, pero también podías hablar, usar la diplomacia, etc. Esos detalles son los que han hecho grande a esta compañía.

Neverwinter Nights una joya inolvidable

Ya los gráficos no tienen aquel brillo de cuando era un juego nuevo, pero los ojos de la nostalgia todavía brilla hermosamente. Un juego maravilloso que todavía hoy en día se puede disfrutar, y que gracias a la cuasi infinidad de contenido que han creado los fanáticos, tiene un enorme universo por explorar.

 

Entradas relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos