Isaac Asimov sobre la Edad Dorada de la Ciencia Ficción

1938 es un hito en la historia de la ciencia ficción, quizás el más importante después de 1926 cuando comenzaron las revistas de ciencia ficción con Amazing. John W. Campbell se vuelve editor de Astounding Stories en 1937. Previo a 1938 aquellos que escribían ciencia ficción eran principalmente escritores “pulp”, esto quizá suene como un insulto, pero no es mi intención, eran un grupo de escritores que escribían para las revistas “pulp” quienes publicaban historias del oeste, romances, historias de detectives, historias de la jungla, historias de aventuras, historias de mar, historias de guerra; y pagaban muy poco así que aquellos que querían escribir vivir tenías que tener un gran menú de historias y si querías tener un buen menú, tenías que escribir en muchas categorías, así que algunos de ellos escribían ciencia ficción también. Como resultado la ciencia ficción tenía un fuerte sabor aventurero; los escritores no poseían necesariamente mucho conocimiento de ciencia fuera de aquello que leían en los suplementos dominicales.

Campbell cambió todo aquello. El mismo Campbell había ido al MIT y a la universidad de Duke, tenía un bachillerato en física, y tenía una actitud de ingeniero; y lo que él quería era gente que escribiese historias en donde la ciencia fuese realista; no realista en el sentido de que no se pudiera ir más allá, no realista en el sentido de que no se pudiera extrapolar salvajemente. Pero realista en el sentido de que la gente que trabaja en ciencia se asemejara a la gente que realmente trabaja en ciencia; que los científicos actuasen de la manera que lo hacen los científicos, que los ingenieros actuasen de la forma en que los ingenieros lo hacen. Y en poco tiempo la cultura científica fue representada adecuadamente.

Lo que Campbell hizo fue crear un mundo de ciencia ficción en donde había un gran concenso; no todo el mundo escribía en el “background” de Campbell, aquellos que lo hicieron no siempre estuvieron bien, pero escribieron los relatos más remarcables del período, ellos crearon un mundo de computadores, de viajes al espacio exterior, de misiles, un mundo donde la ciencia era importante culturalmente.

Para aquellos de nosotros que recordamos la Edad Dorada, estamos viviendo ahora en un mundo de ciencia ficción, un mundo que la ciencia ficción de Campbell significativamente tuvo éxito en crear.

Bueno, lo prometido es deuda, por fin tuve tiempo de traducir a Asimov, disculpen la espera, ya tengo mis discos duros funcionando chevere (hasta mejor que antes) le dí y le dí al video y no hubo problemas (antes se me pegaba en las primeras de cambio). Pero hay una noticia mejor, y es que la gente de AboutSF han montado otro video:

Isaac Asimov sobre los cambios en la Ciencia Ficción después de 1949

A finales de los cuarentas y principios de los cincuentas los editores de tapa dura comenzaron a publicar novelas de ciencia ficción, la ciencia ficción comenzó a aparecer con mayor frecuencia en ediciones de cubierta suave y “paperback”, y habían nuevas revistas, una era “The Magazine of Fantasy and Science Fiction” originalmente solo “The Magazine of Fantasy” apareció en 1945 y otra “Galaxy” apareció en 1950; la primera estuvo bajo la edición de J. Francis McComas y Anthony Boucher, la segunda estaba bajo la edición de H. L. Gold. Ambas era reacciones al estándar de Campbell.
“The Magazine of Fantasy and Science Fiction” enfatizaba la calidad literaria, estilo, el mero hecho de que hubiesen dejado “Fantasy” en el título demostraba que estaban menos interesados en ciencia ficción estricta.

Horace Gold estaba más interesado en la reacción al avance científico que en el avance científico en si mismo. Lo que en muchos casos llevó a historias más sofisticadas.

Estas no eran historias del estilo de Campbell, nuevamente el centro de la historia se aleja de los científicos hacia la sociedad, no volvía hacia el héroe aventurero era hacia la sociedad.

Las revistas de ciencia ficción no solo servían como una fuente de ciencia ficción si no también como un terreno de pruebas para los escritores de ciencia ficción, las revistas salían cada mes y debían tener unas cuatro o cinco historias en cada numero ofrecían una gran oportunidad para el escritor amateur de practicar y eventualmente dejar su marca.

En adición, otra indicación del creciente marco de la aceptación de la ciencia ficción era que las ediciones de tapa dura y cubierta suave se incrementaron constantemente durante los sesentas. En la televisión también habían crecientes ejemplos de ciencia ficción, entre los cuales el mejor era Star Trek que durante tres temporadas consiguió una enorme cantidad de seguidores, no la suficiente para mantenerla en el aire, nada dura indefinidamente en televisión, pero definitivamente mucho más grande de lo que las revistas hayan tenido nunca.

De hecho las revistas se encontraron con un nuevo tipo de competencia, aparecieron colecciones de historias originales que aparecían en forma de antologías en cubierta suave e incluso tapa dura, normalmente estas aparecían periódicamente como hizo Damon Knight con “Orbit”, que es una colección de historias originales; Robert Silverberg creaba una colección anual de historias de ciencia ficción que era publicada por Doubleday. Esto es importante pues se necesita tener lo que podríamos llamar espacio para educación de lectores de ciencia ficción.

Estos videos (y muchas más) aparecen en un DVD que vende la gente de AboutSF

En el canal de YouTube de AboutSF pueden verse otros videos interesantes.

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos