El fin de la eternidad

25 días del Reto de los 30 Libros, reseñando hoy “Uno para aprender a perder”.

Hoy en día estamos acostumbrados a teclear unas letras y que San Google nos consiga el libro que estamos buscando, pero no siempre las cosas fueron tan fáciles, hubo una época sin Internet, en que los valerosos cazadores de libros debíamos patrullar las librerías regularmente para poder sustentarnos. Pero el día que conseguí El Fin de La Eternidad de Isaac Asimov, tuve suerte, tuve mucha suerte.

Iba caminando por la calle y me fijé en un local que estaban desocupando, y pegado a la vitrina habían dejado un librerito pequeñito con tres o cuatro libros, entre ellos el libro que les estoy comentando hoy; entré en aquel local y le pregunté a una señorita que estaba atendiendo ¿cuanto costaban los libros? -¿cuanto dinero puedes pagar por ellos? – me preguntó la muchacha, en el bolsillo llevaba 25 bolívares (de los de antes) y con eso me llevé los cuatro libros, una oportunidad como pocas he visto en mi vida 😉

El Fin de La Eternidad, es con justicia clasificado como uno de sus mejores (yo creo que solo por detrás de Los Propios Dioses) y es un libro que toma el concepto del viaje en el tiempo con absoluta seriedad y lo lleva al extremo. ¿Qué pasaría si el viaje en el tiempo fuese una tecnología de todos los días? ¿Quien la controlaría? ¿Cómo se utilizaría? Etc.

¿Por qué considero que este es un buen libro para “aprender a perder”? Porque el protagonista, el Ejecutor Andrew Harlan es un gran perdedor, un hombre que siempre está dispuesto a sacrificarse a si mismo por el beneficio de los demás. Su trabajo de Ejecutor ha vuelto a convertido a Harlan en un hombre temido, huraño y apartado de sus semejantes. Toda la historia de El Fin de La Eternidad es sobre un hombre que sabe perder, que a pesar de todos sus esfuerzos no puede hacer nada excepto perder y que se da cuenta que perdiendo, consigue ganar 😉

Desde hace años hay un rumor de que en Hollywood se planea una película de El Fin de la Eternidad, no sé que tan cierto sea, pero esperemos que de ser verdad consigan hacerlo de forma que honren a la obra.

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos