Una Campaña Civil por Lois McMaster Bujold

Cuando comenté Recuerdos dije que Miles había entrado a la madurez al acabar su etapa de mercenario y aventurero. En Komarr, por su parte, Miles se afianza en su rol como Auditor Imperial y, de paso, consigue a la mujer con la que estaba soñado. En esta novela, la decimotercera, nuestro héroe tiene que hacer algo más complicado: ganarse el corazón de su amada.

Una Campaña Civil, de Lois McMaster Bujold, es la decimotercera novela de la Saga de Miles Vorkosigan y es la continuación, casi inmediata porque solo han pasado unos meses, de Komarr. Aquí veremos como la autor diserta sobre muchos temas, entre ellos la reputación, la madurez, el amor entre otros. Si la etapa anterior se podía considerar ciencia ficción militar o de espionaje, con Miles echando más plomo que hampón venezolano. El presente momento de Miles entra dentro del thriller político, aún seguimos dentro de lo que puede considerarse ciencia ficción social.

Bueno, estoy comiendo ansias, mejor sigamos nuestros pasos y luego disertaremos sobre esta novela.

Trama de Una Campaña Civil

Esta vez, Miles (aventurero, mercenario, espía, diplomático y, ahora, auditor imperial) se embarca en una extraña «campaña civil» para conquistar el corazón de su amada, la reciente viuda Ekaterin Vorsoisson, a quien conoció en Komarr, aunque para su desgracia no parece estar solo en ese intento.

Por otra parte, cercana ya la boda del emperador Gregor, las intrigas reviven en Barrayar en una época tecnológica que ofrece nuevas posibilidades hasta entonces insospechadas por los Vor.

Mientras su hermano-clon Mark monta un nuevo y, a sus ojos, muy prometedor negocio que no deja de ser un tanto asqueroso, Miles aplica sus dotes de estratega a su lucha contra las intrigas en el consejo de Condes y al cortejo de su amada Ekaterin. Sin embargo, como tantos otros antes que él, Miles descubre que el amor no tiene tanto que ver con la guerra como con la confianza.

A Civil Campaign

Comentarios sobre Una Campaña Civil

Una campaña civil es una novela interesante, aunque cuando se compara con las que le antecedieron, es un tanto particular, porque se sale del esquema. Pues, más que una novela de aventuras, con sus antecesoras, parece una novela romántica y una comedia de situación, algo al estilo de las obras del bardo inmortal. En esta novela se mueven a diferentes niveles o hay varios hilos. ¿Cuáles? Tenemos el de Mark y Kareen, con sus problemas amorosos y su intento de crear el negocio de las Cucarachas Mantequeras. A Miles tratando de ganarse el corazón de Ekaterin, pero a su vez luchando en un nuevo terreno: la política. Y Esta última, luchando contra las cicatrices que le dejó su anterior matrimonio. Estos hilos se irán cruzando una que otra vez, hasta que todos coincidan al final.

Todo lo mencionado con anterioridad hace de esta una novela particular, no porque ese esquema no se use en las otras doce novelas, sino que esta novela es menos movida que el resto. Durante buena parte de principio y el nudo estaba cautivo esperando que: Todo explotara, pero no fue hasta el final que apareció la acción. Curiosamente, esa parte fue muy apresurada, lo que hizo la novela interesante al final. Pero, cuando ya la juzgo con la cabeza fría y el corazón calmado, siento que es una mala jugada. Lo que sí puedo decir es que, a pesar de que la autora pisó el acelerador al final, todo el final es coherente.

Esta novela me gustó mucho, como ya dije, por el apartado político. Es, en cierta medida, un buen ejemplo de cómo se hace política: a punta de ambigüedades y alianza, con estrategias y zancadillas; con los subterfugios (Byerly Vorrutyer, ¡grandísimo HDP!) La autora hace que a Miles le cueste este mundo, pero a su vez, se desenvuelve bien. Al fin y al cabo Guerra y Política son caras de una misma moneda, tal como Clausewitz, Sun Tzu y Maquiavelo nos demostraron hace mucho tiempo.

Esto, a su vez, nos lleva al otro punto. La novela no solo se llama: Una Campaña Civil, porque Miles ha entrado en el terreno de la política al defender el caso de Vorbretten y Dono, sino porque Miles hace frente un nuevo terreno: el amor. Las relaciones amorosa de Miles, en su época de aventurero, habían sido con mujeres, que si bien habían sido heridas física y emocionalmente, eran mujeres con personalidad. Y ellas eran las que habían hecho los avances.

Ahora, con Ekaterin la cosa es diferente, pues tenemos a una mujer con un carácter genial (yo cuando conocí al personaje en Komarr pensé que sería nula) pero con una autoestima por el suelo. Pero, por encima de todo, una mujer con sendos problemas de confianza. Y, esa será la variable que Miles deberá trabajar y aprender a vivir con ella para ganarse el corazón de su Ekaterin. Es cierto que el amor es lo más parecido a la guerra, pero resulta que no siempre las tácticas de combate sirven para este terreno. Por suerte, Miles aprenderá a tiempo.

Otros de los elementos interesante sobre lo que reflexiona la autora, en esta parte es el rol que juega la reputación y el honor. Siendo, la primera lo que el resto del mundo piensa de ti y la segunda, la opinión que uno tiene de sí mismo. En este punto, es inevitable establecer paralelismos entre esta novela y Fragmentos de Honor.

¡Ya! Es mucho sobre Miles, ¿porque no hablas de los otros? Gritaría Mark. Y es cierto, aquí hay que contar sobre otros personajes del universo Vorkosigan. Por ejemplo, la autora aprovecha la oportunidad para cerrar el ciclo del clan Kouldeka y hablarnos de los que implica madurar y el amor con la relación de Mark y Kareen. Es curioso como los padres olvidan lo que hicieron de jóvenes, una vez que se vuelven padres. Otro personaje que destaca es Iván, quien siguiendo su rol de segundón, esta vez logran anotarse un gran punto a su favor al crear una gran alianza y salvarle, de nuevo, el culo a Miles.

Otro tema interesante es el tema de lo transexual y el cómo puede o debe tratarse o ser aceptado. Aquí la situación es más complicada, porque estamos hablando de una sociedad harto conservadora. Y de los bichos mantequeros, mejor se lo dejamos al lector, aunque allí hay un tema interesante, especialmente si hablamos de como las percepciones nos ayudan a construir la realidad. Y por último…. ¡Diantres! Dos novelas después, por fin asistimos a la Boda Imperial… ¡Dios! Que tormento.
Para ir cerrando, que esto se está extendiendo de más, y he perdido un tanto el hilo. Esta es una de las novelas más divertidas, tal vez no la más emocionante, eso se lo dejó al relato Fronteras del infinito. Pero si es una gran novela, un giro significativo, donde los secundarios brillan más que Miles, y donde pareciera que al principio no hay un antagonista serio o fijo. Creo que aquí, el tan buscado desgate, se percibe en un cambio de estructura o formula. Al margen de todo esto, Una campaña civil es una excelente novela.

Ayudanos a continuar creciendo, comparte este artículo con tus amigos
Guillermo Moreno

Guillermo Moreno

Escritor de Ciencia Ficción y Fantasía, autor de Los Pistoleros del Infortunio, colaborador en Proyecto Pulp y Administrador del Blog "En la Antesala al Portal oscuro". Entre otros muchos proyectos.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.