The Whuffie Bank from The Whuffie Bank on Vimeo.

¿Me harías un favor? Depende ¿verdad? Digamos un favor pequeño, por ejemplo encontrarme el link de descarga para un programa antivirus que no puedo encontrar.
Estoy seguro que es algo que cualquier lector habitual de este blog haría sin pensar mucho.
Sin embargo si el favor te lo pidiera un desconocido ¿lo harías? ¿Qué razón tendrías?

Es decir que yo tengo una cierta reputación contigo e igualmente mis lectores habituales tienen un cierto estatus conmigo.

Pero ¿qué pasa con las personas que no conocemos? Es sencillo medir la influencia que personajes conocidos de nuestras redes sociales tienen sobre nosotros, digamos @inti, @luisjoey o @vardita, pero ¿donde quedan las personas menos conocidas? Allí es donde entra el Whuffie Bank, representando nuestra reputación a través de los Whuffies.
¿Somos considerados importantes en nuestras redes sociales? ¿Son útiles nuestros comentarios? ¿Llaman la atención nuestros mensajes en facebook? Todo esto se ve reflejado en nuestros Whuffies.

¿Para qué sirven los Whuffies?
Pero una vez tenemos los whuffies ¿qué hacemos con ellos? pues puedes ofrecer tus whuffies a otros para que te hagan favores, por ejemplo puedes ofrecer 10 whuffies a cambio de que te armen un pequeño blog sobre tu empresa, o 150 para que te programen una aplicación muy especifica a tus necesidades; y entonces queda de parte de los demás usuarios ver si están interesados en hacer lo que quieres por tus Whuffies.
Es decir que los Whuffies pretenden convertirse en una moneda, una medida de nuestra reputación que se convierte así en una fuerza económica.
¿Funcionará este concepto?

Related articles by Zemanta

Reblog this post [with Zemanta]
Comparte este artículo con tus amigos