Cualquier persona que le haya tocado estacionarse en un espacio pequeño, definitivamente apreciara las posibilidades del “Pivo 2” no solamente el automóvil es realmente compacto, además puede conducirse de lado, hacia atrás, etc. La cabina y las ruedas “pivotan” en cualquier dirección. Esta habilidad también permite que las ruedas se adapten a las condiciones en que se está manejando, las ruedas se mueven hacia atrás cuando se acelera, hacia adelante cuando se frena y asumen la forma de la curva cuando se está cruzando.
Lo mejor quizá sea la “interfaz robótica” la pequeña cabecita de robot que se encuentra sobre el tablero, le habla al conductor, es capaz de reconocer si el conductor está de mal humor, pero no solo eso, puede emitir sonidos tranquilizadores.
Ahora nuestros automóviles nos van a calmar…
Me pregunto si será capaz de reconocer a una persona y saber si debe abrir o no la puerta.

Tan solo imagínalo, no tener que retroceder nunca mas 😀

Comparte este artículo con tus amigos