En pleno siglo XXI, con el auge de la tecnología y el pensamiento científico y racional, hay un fenómeno que aunque parezca mentira, en ocasiones se vuelve irracional, me refiero al ser “políticamente correcto”. Este concepto se ha vuelto la moda en pos de las buenas relaciones humanas, que si bien en teoría esta bien tratar de llevarse lo mejor posible con los demás, en la práctica se ha vuelto muy extremoso, tan es así que ya casi con mirar a los ojos a alguien ya lo estas acosando. Pero en fin, voy a exponer un par de ejemplos de como por ser políticamente correctos , se puede terminar desvirtuando hasta la lengua.

965104852_dbf92819e4_o

El primer caso ocurrió hace relativamente poco tiempo, cuando un locutor dejo salir al aire su sentimiento hacia la homosexualidad, que era de rechazo, si bien muestra una personalidad poco tolerante y cerrada, eso no quita que sea su opinión y se le debe respetar como tal, se le podría debatir si es incorrecta (para mí si lo es ya que la homosexualidad es una parte de los seres vivos) pero no se le atacaría abiertamente como se le hizo a este comentarista, aún por haber usado frases poco agraciadas, tal parece que el ser políticamente correcto no aplica para quien no piensa como los políticamente correctos .

 

Lo que me llamó la atención fue que lo que más le criticaron fue una frase que apegándonos a las leyes del Español, si estaba bien dicha, ya que el comentó “el ser homosexual no es normal”, por esto ya lo querían crucificar, pero analizando la frase fríamente si esta bien dicha, solo que ni el que la dijo ni los que la escucharon la interpretaron correctamente. Lo que el conductor quiso dar a entender es que en su opinión no es correcto ser homosexual, pero en sentido estricto la frase que utilizó es correcta, no es normal ser homosexual (por lo pronto), antes de que me quiera golpear alguien, me explico.

331-11-6-10

Normal se re refiere a lo que es más común, lo que más se usa o existe, analizando la población hay mayor cantidad de heterosexuales que homosexuales, por lo tanto, lo normal es ser heterosexual, y ser homo no es normal, en el momento en que las proporciones de la población se inviertan, así también se invertirá que preferencia sexual es lo normal.

Otro caso ocurre ya de forma cotidiana en nuestra vida, y tiene que ver con el feminismo y el tratar de ser políticamente correcto con las mujeres, ya es normal (ahora si bien aplicado) que cuando una mujer obtiene un cargo de presidente, se dice que es la “presidenta” de no se que cosa, pues siento decir que eso es una gran aberración al Español. Una vez más antes de que me quieran muerto, es una aberración para la lengua española por lo siguiente:

politicamente correcto

Erróneamente la mayoría creemos que la palabra presidente es un sustantivo, y por lo tanto puede tener género, pero resulta que no, presidente es un verbo  en participio activo y los verbos NO tienen género, donde esta forma del verbo hace referencia al que hace algo, es decir la persona (hombre o mujer) que preside algo, dicha persona es  el o la (aquí si se puede aplicar el género) PRESIDENTE, esta palabra no tiene género, si se quiere usar en forma de sustantivo para ahora si aclarar si es masculino o femenino, debería ser  aunque suena medio feo, presidor o presidora que se me hace no existe porque el corrector ortográfico me lo está subrayando en rojo.

Si hay alguien que no está aún convencido de lo anterior, pongamos otros ejemplos de palabras en participio activo, ¿ a quien canta como se le dice ?  ¿cantante si es hombre y cantanta si es mujer?  Claro que no, es cantante para ambos, si se quiere usar sustantivos para indicar el género debería ser cantor y cantora, lo mismo aplica para el que ama (amante, hasta donde yo se no se le dice amanta a las mujeres que aman), lo mismo aplicar para el que padece, paciente, el que camina , caminante, al que duerme durmiente, en fin, creo que la idea la dejé clara.

En fin, este es solo un par de ejemplos de como al tratar de ser políticamente correctos, nos volvemos políticamente incoherentes.

Comparte este artículo con tus amigos