Este video de IGN es corto, pero muestra muchos detalles del nuevo juego, podemos ver que el ambiente será mucho más maleable que antes. Ya estábamos acostumbrados a causar cráteres en el terreno en Dawn of War, pero la novedad es que ahora podremos destruir las estructuras como los puentes o las construcciones, podemos meter a nuestros escuadrones dentro de un edificio para que disparen desde cubierta, pero el enemigo podrá entonces reventar una de las paredes del edificio acabando con nuestra cubierta.



A diferencia del primer Dawn of War, en este juego no nos concentraremos en construir una base, por el contrario tendremos que preparar a nuestros escuadrones antes de iniciar la misión; las tropas viajan en una nave espacial y cuando la nave alcanza la órbita de un planeta podemos ver las misiones que tenemos disponibles en ese planeta y podemos escoger en que orden deseamos realizarlas.

Cuando pasamos el ratón sobre las misiones podemos leer algunos detalles de la misión, objetivos primarios y secundarios, importancia de la misión, que tipo de peligros enfrentarán nuestros soldados y por supuesto las recompensas que obtendremos de completar la misión.

La misión comienza descargando nuestras tropas desde la órbita; como vemos en el video cuando las drop pods caen a tierra causan bastante desastre así que pueden ser utilizadas como armas, otro detalle interesante es que las físicas del juego son muy completas, cuando las drop pods caen o cuando hay una explosión, los trozos del terreno que son levantados o los restos de los edificios pueden golpear otros objetos causando un segundo nivel de desastre.



Las tropas tiene la capacidad de buscar cubierta automáticamente cuando el enemigo les empieza a disparar, pero si nosotros les indicamos específicamente que busquen una cobertura especial (dentro de edificios por ejemplo) esto traerá una ventaja adicional.

Debemos recordar que la nave espacial que trajo a nuestros escuadrones continúa en órbita y podemos solicitarle que nos de algo de fuego de cobertura, que en este caso se traducirá en tremendas descargas desde la órbita (¿Y si las cosas salen mal, exterminatus?).



Una vez terminada la misión obtendremos una variedad de recompensas, entre ellas artefactos para equipar a nuestros soldados, cada soldado puede ser equipado y configurado individualmente. También podremos obtener nuevos equipos de los enemigos caídos (pero ¿quien quiere usar las armas de esos sucios orcos?).

Cada escuadrón tendrá un líder, cada líder tendrá un rostro, unas características y una personalidad única.

El juego traerá nueve razas, pero ni media palabra sobre los los Tyranids todavía (pero es evidente que tienen que venir) por el momento solo han anunciado Space Marines y Orcos.

Curiosamente, el componente multiplayer del juego se enfocará en la campaña colaborativa, en lugar de la tradicional competencia entre jugadores, que todavía estará disponible, pero que según tendrá menos importancia. Pienso que es una buena idea, en lugar de competir con tus amigos te dedicas a jugar junto a ellos.

Comparte este artículo con tus amigos