Cuando los medios de comunicación transmitieron la noticia, el mundo entero entró en un enorme jubilo, la primera fiesta verdaderamente global.
Ahora ya nadie moriría, y todos viviríamos para siempre.
Solamente un pequeño país al norte de América del sur no se unió a la celebración.
Ya no serían libres. Nunca…

Comparte este artículo con tus amigos