La última novela de la trilogía del Imperial Radch, en Merced Auxiliar, a diferencia de las novelas anteriores, nos encontramos con un libro más movido y más inteligente. Remata de forma adecuada muchos de los elementos que nos había presentado en Justicia Auxiliar, aunque deja suficientes elementos abiertos como para una posible continuación.

Después de la decepción que me causó la segunda novela, Espada Auxiliar, este libro final me deja más contento aunque no enteramente satisfecho.

Más Acción y menos Te en Merced Auxiliar

Si algo caracterizó a esta trilogía fue la gente sentada tomando te y teniendo largas y extensas conversaciones. No esperen un cambio radical en este volumen final, pero si mejora bastante. Nunca regresamos a los niveles de acción de la primera novela, Justicia Auxiliar, en donde veíamos a la protgonista en escenas más heróicas. Pero sí tenemos más acción en general, y hasta las conversaciones son más movidas.

En Merced Auxiliar todavía tenemos mucha intriga como ocurrió en las novelas anteriores, pero en este caso se desenvuelven muchos de los misterios que veníamos arrastrando. Aunque no todos.

Regresa a la acción el personaje de Seivarden que había prácticamente desaparecido en el libro anterior. Y Tisarwat quien pensé que podría desaparecer bajo la alfombra, cobra una importancia relevante en este final. Seivarden es tal vez el personaje mejor logrado por Anne Leckie en esta saga, una persona quien a pesar de hacer todos los esfuerzos posibles todavía comete errores, no logra comprender a los demás y no consigue ser comprendido. Un personaje fuera de su propio tiempo que no puede más que adaptarse lo mejor que puede. En general todo un ser humano.

Sin embargo muchos sino casi todos los otros personajes que aparecieron en el segundo libro desaparecen para reaparecer solo casualmente o para ser nombrados casi por descuido por otros personajes.

Un final que reivindica la trilogía del Radch Imperial

Si soy sincero pensé que esta serie de novelas se había ido por el caño cuando terminé el segundo libro, no es que sea una novela terrible, pero hay que reconocer que la calidad baja a todo nivel cuando la comparamos con la primera.
Pero Merced Auxiliar consigue rematar y atar bien la gran moyoría de los cabos.
No es un final definitivo y absoluto, pero consigue darnos un final razonable a la aventura de Breq.

Mi opinión de la trilogía del Radch Imperial en general

Anne Leckie se gana el Hugo y un montón de premios con su primera novela Justicia Auxiliar. Se trató de una novela muy lenta, pero con conceptos interesantes como la idea de la mente con los múltiples cuerpos. Además en esta novela nos encontramos también con un excelente ejercicio de construcción o diseño de mundo. El “Radch” o el imperio alrededor del Radch mejor dicho se nos antoja un universo muy interesante y muy bien descrito por su autora.

Por si eso fuera poco haciendo uso de los multiples puntos de vista de su protagonista, Leckie consigue una narrativa interesante, en primera persona al tiempo que casi omnisciente al poder estar presente en diferentes lugares al mismo tiempo.
Como ya dije en mi reseña, una novela muy interesante.

Pero todo eso es prácticamente tirado por la borda en la segunda novela. El defecto de la primera que era la lentitud de los acontecimientos se amplifica por diez en este segundo libro. Se pierde también mucho del diseño de mundo de la primera novela al ubicarnos en una ambientación y diferente y con pocas novedades. Lo mismo ocurre con la narrativa que se vuelve más simple y más lineal.

Pero en la tercera novela se supera este bache, no solo la acción toma más fuerza, sino que recuperamos muchos de los elementos que habían hecho interesantes a la primera novela y se integran nuevas ideas que convierten al tercer libro en un digno final.

Mi opinión de Anne Leckie

Tres novelas es poco para hacerse una idea de una escritora. Además se trata de sus primeros libros. Pienso que Leckie tendría que experimentar más narrando más escenas de acción, arriesgarse a salir de su zona de comfort y probar ambientaciones y acontecimientos distintos.

El truco de uniformar los géneros de sus personajes puede ser curioso en inglés y llamará la atención al principio, pero como se lance a usar lo mismo con otra saga no le va a funcionar.

Comparte este artículo con tus amigos