Los Cielos de Júpiter: No molestes a los Piratas

“Algunos piratas consiguen la inmortalidad por grandes hazañas o por grandes actos de crueldad. Otros alcanzan la inmortalidad al amasar grandes riquezas. Pero el Capitán había decidido mucho tiempo atrás que en general el preferiría conseguir la inmortalidad al no morir.”

Terry Partchett, El Color de la Magia.

 

Misiles, torpedos, y balas de todo tipo rozaban la trayectoria de la Riqueza Próspera, pero a aquellas largas distancias todavía era sencillo evadirlas, y lo que Waldemar no conseguía evadir, Silverio y los otros artilleros se encargaban de destruir antes de que llegaran.

—Señor Perceval, envíe un pulso reportando nuestra posición, los refuerzos venían detrás de mi, es posible que tengan dificultades ubicándonos.

Percy asintió y obedeció la orden de Rackham, el enemigo los tenía claramente ubicados así que no tenía ningún sentido intentar esconderse.

—¿Tenemos refuerzos en camino? ¿Por qué no lo había dicho antes Señor Rackham?

—Bueno Capitán Waldemar, se imaginará que mantenernos con vida tenía prioridad.

—Tiene usted razón, pero ¿cuanto tiempo cree que tardarán en alcanzarnos?

—¿Nuestros refuerzos o el enemigo? —Rackham intentaba hacerse el gracioso sin mucho éxito— Si le soy sincero no sabría decirlo, el Jet se mueve muy rápido en la atmósfera Joviana, las corbetas son bastante mas lentas.

Waldemar no dejaba de acelerar mientras el reactor de la nave continuaba reconfigurándose, en general la situación era fácil hasta que las naves de la Inquisición decidieron disparar mas adelante y hacer que sus misiles explotaran antes de alcanzar el blanco.

—Los muy malditos están aplicando nuestras tácticas en contra de nosotros —apuntó Waldemar— pero en lugar de torpedos ellos utilizan misiles.

Ahora la corbeta tenía que realizar movimientos de evasión mucho mas amplios, pues a diferencia de los torpedos, las explosiones de las misiles eran mucho mas grandes y lo que era peor cada misil perseguía a la Corbeta e intentaba explora lo mas cerca que podía. Cada una de aquellas movimientos evasivos retrasaba el avance de la nave, y por lo tanto los enemigos iban ganando terreno.

—Entre mas se acercan mas acertados son sus disparos —Waldemar tiraba de los controles en todas direcciones.

Sintiéndose bastante inútil en la cabina Louis se marcho a la sala de armas en donde Silverio le asignó los controles de uno de los cañones.

—Los torpedos los podemos evadir pues viajan en línea recta, todavía están muy lejos para acertarnos con sus balas, así que concéntrese en los misiles, yo le daré la pauta.

Rackham asintió y comenzó a disparar contra la lluvia de misiles que se les venía encima. Su presencia allí no mejoraba mucho las cosas, pero al menos les ganaba algo de tiempo, y cada segundo contaba.

A la multitud de proyectiles que los rodeaban se les unió un grupo de drones caza-bombarderos. Louis, Silverio y los otros artilleros intentaron atinarles, le dieron a uno, pero eran siete, en un solo pase la corbeta recibió seis disparos.

—La armadura aguantó —anunció Percy por las comunicaciones— pero otra ronda como esa y no lo contaremos.

Las maniobras de Waldemar se hacían cada vez mas fuertes, Louis podía sentir como la inercia tiraba de él en una dirección y luego en la otra, su cabeza se golpeaba con los bordes del asiento.

—Aquí vienen otra vez —Silverio soltó una balacera contra los drones.

Waldemar puso distancia entre los caza-bombarderos y la corbeta intentando darle margen de disparo a los artilleros, pero entonces fueron agarrados en la explosión de uno de los misiles, la nave se sacudió de tal manera que parecía que se había partido en dos. Pero no fue así, sin embargo quedaron sin control por un instante mientras el Capitán se recuperaba del golpe.

—¿Se encuentra bien Señor?

El Viejo Capitán volvió a enfocar su vista y cogió los controles con fuerza.

—No se preocupe —la nave volvía a recuperar el control— todavía aguantamos. —Sin embargo Perceval notó que la respiración de Waldemar era pesada.

La nave continuaba entera, pero el cepo de las naves de la Inquisición continuaba apretándose, las silenciosas explosiones de los misiles eran cada vez mas cercanas, los torpedos parecían estar a punto de rozarlos y los drones se preparaban para hacer un tercer pase.

—Llegó la caballería amigos.

La voz de la Almirante Sheila causó una algarabía a bordo de la asediada Riqueza Prospera.

Junto con la Discreta de la Almirante D’Aramitz venían las otras treinta y cuatro corbetas que salían a toda velocidad de la atmósfera joviana, cada una de ellas descargando una andanada de misiles contra las fuerzas de la Inquisición.

En aquel primer encontronazo sorpresivo la Inquisición perdió un destructor y dos fragatas, pero lo mejor fue que dejaron de prestarle atención a la nave de Waldemar y se concentraron en los recién llegados.

—¿No retroceden? —Louis había regresado a la cabina.

—Por el contrario, parece que se lanzaran al abrazo de la muerte… —Perceval no se lo podía creer.

Las siete fragatas y siete destructores de la Inquisición se lanzaron contra las fuerzas que comandaba Sheila, respondieron lanzando otra lluvia de misiles y avanzando en dirección a sus nuevos oponentes.

Mientras tanto la Riqueza Prospera continuaba poniendo distancia de la batalla.

“¿Te encuentras bien?” —La transmisión subconsciente de Violeta fue como un bálsamo para la mente del viejo Capitán.

“Saber que me esperabas me mantuvo con vida.” —Waldemar tuvo que disimular las lagrimas haciendo como que se limpiaba el sudor— “Pero ahora debes concentrarte, estás en medio de una batalla.”

Un grupo de quince corbetas volvió a lanzar otra ola de misiles antes de volver a ocultarse en la atmósfera joviana. Pero al mismo tiempo dos grupos de diez corbetas se separaron por ambos extremos de la formación para rodear al grupo de naves de la Inquisición.

Estas al no poder perseguir a las corbetas en el interior de las nubes de Júpiter, se vieron obligadas a retroceder, pero aún peor, al intentar evadir los misiles y torpedos terminaron por dividir su formación en dos grupos mas pequeños. Por supuesto todavía estaban en posición de enfrentar a las meras veinte corbetas que habían quedado afuera; pero entonces cuando se posicionaban para atacarlas, las quince que habían desaparecido bajo la línea del cielo joviano volvieron a emerger para rodear a los dos grupos de naves de la Inquisición y destrozarlas con sus misiles.

Los capitanes de las naves de la Inquisición no tuvieron escape, pero tampoco lo buscaron, hasta el último momento se sacrificaron para conseguir llevarse con su muerte al menos una de las naves piratas, pero no lo consiguieron, las treinta y seis corbetas estaban golpeadas, pero enteras.

—Hay algo repulsivo en una criatura que no intenta salvarse a si misma —murmuró Louis— es algo antinatural lo que la religión de la Inteligencia ha hecho a esos hombres.

Percy que lo había escuchado asintió en silencio mientras observaban a las naves de la flota enemiga volverse polvo cósmico.

Los instrumentos advirtieron que se aproximaban refuerzos de la Inquisición.

Louis estudió los instrumentos de Perceval y corroboró que la corbeta ya había terminado de absorber al jet y de configurar el nuevo reactor.

—Llegó la hora de huir —Dijo Louis por las comunicaciones para toda la flota— pero hoy aquí hemos tenido una pequeña victoria, por primera vez hemos conseguido derrotar a ocho destructores y nueve fragatas de la flota de la Inquisición.

—Ochenta y cuatro —lo interrumpió Waldemar con una sonrisa de oreja a oreja— en realidad fueron ochenta y cuatro fragatas.

—¡¿Qué?! —Louis no acababa de entender, pero Perceval y Waldemar compartían la misma sonrisa socarrona.— Esa historia me la van a tener que contar.

Cuando los refuerzos de la Inquisición llegaron solo encontraron los restos de sus naves flotando en el espacio y a Júpiter mirándolos desde abajo.

 

Los Cielos de Júpiter continúa este Viernes 14 de Marzo de 2014

¡No te lo pierdas!

 

Si disfrutaste de este episodio, por favor considera compartir la serie con tus amigos a través de las Redes Sociales ¡Muchas gracias!

En esta nueva edición el siguiente episodio se publicará el 15 de Enero de 2019.

Ayudanos a continuar creciendo, comparte este artículo con tus amigos

Lobo7922

Creador de La Cueva del Lobo. Desde muy joven me sentí fascinado por la Ciencia Ficción y la Fantasía en todas sus vertientes, bien sea en literatura, videojuegos, cómics, cine, etc. Por eso es que he dedicado este blog a la creación y promoción de esos dos géneros en todas sus formas.

2 thoughts on “Los Cielos de Júpiter: No molestes a los Piratas

Deja tu comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.