Los Cielos de Júpiter: De armas tomar

Este capítulo de los Cielos de Júpiter se publicó el 7 de Febrero de 2014. Y aquí está de nuevo tal y como se publicó entonces, que lo disfruten

De Armas Tomar

Ciudad Sagan era una de las ciudades mas viejas de Júpiter, estaba compuesta por una multitud de orbitales, desde los clásicos cilindros de O’neill, pasando por las esferas de Bernal, hasta los mas modernos diseños Kalpana, sin contar la multitud de anillos agrícolas baratos que rodeaban a todo lo demás. Los orbitales de Sagan solían flotar perezosamente sobre Calisto, beneficiándose del flujo económico que generaba la minería del satélite y no era extraño encontrar grandes grupos de mineros descansando de su rutina en los distritos comerciales.

Distrito Globus, era uno de aquellos, un enorme Kalpana que a pesar de estar un tanto sobre poblado, su popularidad no decaía y la gente continuaba fluyendo a la estación como si no hubiese otro lugar en donde vivir en todas las órbitas de Júpiter.

Al igual que toda actividad humana también había un lado mas oscuro, entre las sombras de las brillantes terrazas agrícolas se apelotonaban locales comerciales de baja reputación, en donde era posible conseguir prácticamente cualquier cosa, la última droga de diseñador, o modificaciones ilegales para el Mundo del Sueño. entre aquellas calles tortuosas se arrastraban Diana y Louis.

¿Estamos perdidos?

No, esta fue la dirección que me dio la Capitana.

Evadieron el vomito de un sujeto borracho que estaba tirado en el piso, se alejaron de un local sin nombre pero de cuya puerta emanaba un purulento olor, y un extraño sujeto se acercó a Louis preguntando:

¿Cuanto me costaría pasar un buen rato con la chica bonita?

Lo siento, ella es mi novia, no presta ese servicio.

Oh vamos amigo, mi dinero es bueno —el sujeto sacó un apreciable fajo de créditos.

Muchas gracias, no tengo nada en contra de tu dinero, pero como ya le dije, ella no está interesada.

¿Qué puede hacer un hombre para conseguir un poco de diversión en la vieja Sagan?

Lo siento amigo, le preguntaste al sujeto equivocado.

El rostro de Diana era todo un poema.

¿Donde nos metió la Capitana? —Le preguntó mientras continuaban caminando dejando atrás al decepcionado sujeto.

Ella quiere que nuestra conversación sea privada.

¿No podíamos hacer una pequeña y agradable reunión subconsciente en el Mundo del Sueño?

Ni en los enlaces Subconscientes parece que confía nuestra amiga.

¿Realmente crees que la Inteligencia tenga la capacidad de espiar el Mundo del Sueño?

Yo no lo creo, pero la Capitana sí y eso es lo que importa aquí —con el rabillo del ojo Louis notó que estaban siendo perseguidos por un par de tipos grandes con aspecto sospechoso.— vamos a acelerar el paso, la paciencia de nuestra amiga podría agotarse —tomó a Diana de la mano y se apresuraron.

Pero mas adelante, en un recodo en donde la retorcida calle se estrechaba tres sujetos mas bloqueaban el camino y los miraban con sonrisas burlonas.

Vamos a ver ¿a quien tenemos aquí? ¿Son nuevos en esta zona de la ciudad?

¿No me reconoces? Yo soy Louis Rackham, el sujeto que voló en la atmósfera de Júpiter ¿No me viste ayer en las noticias?

Los tipos los rodeaban, eran musculosos y altos, casi todos sin cabello posiblemente producto de exponerse excesivamente a la radiación de Calisto. Vestían ropas oscuras para confundirse entre las sombras y apestaban a alguna sustancia que ninguno de los dos pudo identificar.

¿Noticias? Aquí la única noticia que nos interesa es saber si tienes el dinero para pagar mi “impuesto” ¿o te vas a tragar nuestros nudillos? —el sujeto mas alto y corpulento apretó un puño enorme frente al rostro de Rackham.

¿Desean una pequeña lección de artes marciales? Haberlo dicho antes, por favor querida, sostén esto —Louis se despojó del bolso que llevaba sobre los hombros y se lo pasó a Diana.— ¿quien de ustedes va a ser el primero? —Preguntó Louis apartándose de su novia.

Realmente no sé quien eres amiguito, pero tienes una boca muy grande, veamos si tienes las pelotas para acompañar esa boca. —El sujeto asumió una pose clásica de boxeador.

Louis movió el pie izquierdo hacia atrás, dobló un poco las rodillas abrió los brazos y sonrió, como invitando a su oponente a golpearlo donde él quisiera, los cinco sujetos se mostraron divertidos ante aquella inusual pose. Pero sin perder mas tiempo el “boxeador” lanzó un pesado golpe a la cabeza de Rackham, pero este lo evadió con absoluta facilidad, un sencillo movimiento de cadera, luego, aún antes que su contrincante se recuperara dio un paso adelante y se volteó para quedar enfrentando la espalda de este.

Lección numero uno, nunca le des la espalda a tu oponente —acto seguido asestó una rápida patada en la cadera que alteró su centro de gravedad y lo mandó girando al piso.— ¿Seguimos?

El sujeto se recuperó rápidamente y quiso continuar la pelea pero otro de sus compinches lo detuvo, este tenía mas cabello, tenía una mirada mas ladina y una sonrisa que enfriaba el alma.

“Este es menos idiota” pensó Louis.

“Cuidado” Respondió Diana.

Así que el amiguito sabe como moverse, ¿qué es eso? ¿Jiujitsu?

Solo Taichi, un arte marcial que solo practican las ancianitas.

Veamos como le va a las ancianitas contra algo de kick-boxing entonces.

El “peludo” se lanzó con una serie de rápidas patadas contra Louis, pero este las navegó todas con suavidad esquivándolas una y otra vez con rítmicos movimientos de cadera y piernas, antes de que su enemigo se diese cuenta estaba detrás de él también, pero este se giró rápidamente para enfrentarlo y ya venía con un golpe de codo cuando Louis estrelló su cabeza con la quijada de su adversario. El sujeto trastabilló escupiendo sangre.

Muy bonita la exhibición de artes marciales, pero yo necesito mi dinero —dijo otro de los sujetos sacando un revolver y apuntando a Louis.

Pero entonces sonó a sus espaldas el click de un arma al montarse. Cuando el tipo se volteó se encontró con Diana con una pistola apuntando a su cabeza y con un gesto que no dejaba dudas.

—Lección numero uno, nunca le des la espalda a tu oponente. —Repitió Diana.

La próxima vez no lo olvidaré —respondió el sujeto dejando caer su arma.

¿Quien los envió? —Preguntó Louis.

Nadie.

Ese revolver es fabricado por la flota, ¡vamos! ¿quien los envió?

—No sé su nombre —respondió el sujeto,— uno de esos oficiales encopetados de cabellos blancos, tiene una voz graciosa.

—Lo conseguiste —Louis comenzó a quitarse su chaqueta.

¿Qué conseguí? —Preguntó el peludo sin entender.

Tu trabajo era darme una golpiza ¿cierto? —El sujeto asintió ante la pregunta de Louis— irás con el almirante y le dirás que lo conseguiste, esta chaqueta será tu prueba, así le quitarás el dinero, me hace feliz saber que ese encopetado perderá su dinero de esa forma.

Me gusta tu estilo amigo.

Solo un favor, no le digas en donde nos encontraste ¿harás eso?

El encopetado no sabrá nada, pero ¿y la chaqueta?

Conservala.

El sujeto se puso la chaqueta azul claro sobre sus ropas oscuras.

Creo que voy a aprender algo de ese Taichi tuyo.

Te haría muy bien.

Y nunca olvidaré la lección, nunca le des la espalda a tu enemigo. —dijo dándoles la espalda a Louis y Diana.

Los cinco tipos desaparecieron por una esquina.

¿Cómo convertiste a ese sujeto en nuestro amigo de un momento al otro?

El enemigo de mi enemigo…

Es mi amigo —terminó Diana parpadeando— pero ¿no estaban trabajando para el Almirante?

Sí, y lo odiaban por eso, odian tener que aceptar el dinero de la flota, ¿no viste como les faltaba el cabello? Se ven obligados a exponerse a la radiación de Calisto para minar en zonas prohibidas.

Porque ya no hay mas opciones de trabajo.

Sin innovación no hay nuevos trabajos y mientras la flota continúe sobre nuestras cabezas…

No habrá innovación.

Yo lo entiendo, tú lo entiendes, ellos lo entienden, lo que la gente de Júpiter necesita es un pequeño empujón.

Y tú ¿vas a dárselo?

Precisamente.

 

Continúa el Lunes 10 de Febrero de 2014

Eso fue entonces, en esta nueva edición el próximo capítulo aparecerá el Miércoles 10 de Octubre de 2018.

Comparte este artículo con tus amigos

Lobo7922

Creador de La Cueva del Lobo. Desde muy joven me sentí fascinado por la Ciencia Ficción y la Fantasía en todas sus vertientes, bien sea en literatura, videojuegos, cómics, cine, etc. Por eso es que he dedicado este blog a la creación y promoción de esos dos géneros en todas sus formas.

4 thoughts on “Los Cielos de Júpiter: De armas tomar

Deja tu comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.