Los Cielos de Júpiter: Cheshire

Aquel era un hangar mas bien pequeño,  aquel largo grupo de gente se sentía un tanto apretado, pero al menos tenían un lugar donde esconderse.

Si esta es la ciudad de los asesinos ¿donde se supone que están ellos? —Diana no parecía muy convencida.

Habían pasado casi medio día en aquel lugar y todavía no habían visto ni a uno solo de los habitantes del lugar.

Bueno, ¿qué dice Rackham? —Sheila sentía la curiosidad bullir dentro de su mente.

Esa es la cosa, no dice nada —Diana miró a Louis que coordinaba la descarga de los reactores no muy lejos de allí.

Sheila se puso de pie y llegó hasta donde se encontraba Rackham.

¿No habrá algo así como un comité de bienvenida? —Le preguntó.

Rackham se volteó a mirar a la imponente mujer y supo que no habría manera de evadirla.

Ya hubo uno, nos han dado la bienvenida a sus instalaciones pero esperan que nuestra estancia sea temporal.

¿Pero cuando fue eso? No te vi hablando con nadie.

Esa es la cosa con esta gente, no se dejan ver mucho.

¿Quieres decir que son… Invisibles?

Uno de ellos está justo detrás de ti.

Sheila se volteó rápidamente esperando encontrarse un rostro, pero no había nadie allí, movió su mano a ver si tropezaba con algo o alguien, pero tampoco encontró nada.

¿Estás bromeando? —Preguntó Sheila.

Pero Rackham negó con la cabeza. Entonces Sheila volvió a mirar y le pareció ver una pequeña vibración, como algo que se ve por el rabillo del ojo, pero no estaba segura.

Con ayuda de un bastón, el viejo Waldemar llegó arrastrándose, Violeta venía detrás de él visiblemente preocupada.

Dr. Rackham —Le dijo con cierto esfuerzo en la voz— Como puede ver ya estoy de pie de nuevo, estoy listo para esa nueva nave que me prometió, ¿cuando cree usted que estará lista?

Todos aquí te debemos la vida de una forma u otra Waldemar, creo que los formalismos sobran, si no hubieses sacrificado tu nave, todos estaríamos o muertos o en un calabozo de la inquisición. Llamame Louis.

Bien Louis, ¿qué hay de mi nave?

Rackham tuvo que resistir la ganas de reír al darse cuenta que había perdido el punto completamente. Lo que le interesaba a Waldemar no eran los agradecimientos si no recuperar su nave.

Creo que no eres el único con esta pregunta, así que deja que me dirija a todos. —Rackham se subió a uno de los reactores.— Atención amigos, ¡Atención! —La voz profunda llenó el lugar— Yo sé que todos tienen muchas preguntas, y sé que están ansiosos de continuar con sus vidas. Al igual que los habitantes de esta ciudad también desean continuar con las suyas, privadamente, como es su costumbre. —Guardó silencio por un momento dejando que aquella idea calara— Ellos nos dan la bienvenida a sus instalaciones, podemos hacer uso de este hangar y de las herramientas que aquí se encuentran, si necesitamos algo mas podemos pedirlo y ellos intentarán ayudarnos. —Otra pausa— Pero, ninguno de nosotros puede salir de este hangar y solo podemos encender un reactor a la vez ¿Entendido?

Entendido pero ¿quienes son ellos?

¿Qué sucederá si salimos del hangar? ¿Nos matarán?

¿Por qué solo un reactor? ¿Qué demonios tienen en contra de los reactores?

¿Es esto Julia la Ciudad de los Asesinos?

Rackham mostró las palmas de la mano intentando calmar a la gente.

Asesinos es una palabra muy fuerte —Explicó levantando el tono de voz por encima de las voces de los otros— La gente que vive aquí simplemente prefieren vivir apartados, la muerte no es su negocio ni es el centro de su vida. Pero aquí somos solo invitados, nos han dado reglas que debemos seguir, y si no las cumplimos… —Paseó su vista sobre toda aquella gente— No nos gustará su reacción.

Eso quiere decir que sí, esto es Julia, la Ciudad de los Asesinos —Murmuró Allan en el oído de Sheila.

Shhhh… —La almirante se llevó un dedo a los labios— Podrían estar en cualquier parte.

Pero de pronto todos los murmullos se detuvieron, junto a Louis comenzaba a delinearse otra figura, un poco mas alta y mas delgada, una hermosa sonrisa se formó en un rostro que todavía no estaba allí completamente, era una mujer muy hermosa, era evidente que era familia de Rackham compartían la misma dureza en la línea de la quijada, y la furia fría en la mirada.

Saludos amigos, mi nombre es Geneviéve Rackham y como pueden haber adivinado soy hermana de Louis —la mujer vestía un traje extraño lleno de dispositivos con diminutas luces, pero debajo de todo aquello había un cuerpo fuerte y escultural— Pero todos sabemos que puede ser un poco exagerado, les hemos pedido que se queden en este hangar por su seguridad y por la nuestra, los habitantes de Julia disfrutamos nuestra privacidad y todos sabemos que a la Inquisición eso no le agrada; así que entre menos sepamos los unos de los otros tanto mejor. Si alguno de ustedes sale del hangar no será una tragedia, solo que preferimos que no lo hagan. Tal y como les ha dicho Louis son bienvenidos aquí y si necesitan algo, solo avísennos.

Con una grácil inclinación volvió a desaparecer de la misma manera que había aparecido. Sin embargo Louis seguía viendo en la dirección en donde ella había estado y hasta asintió un par de veces, prueba evidente que él continuaba viéndola y escuchándola.

Las cosas están cambiando, incluso aquí en Julia. —Le dijo Rackham a Diana al bajar del Reactor— si Geneviéve se atreve a presentarse ante nosotros, dar su nombre incluso, significa que al menos ella está dispuesta a hacer sacrificios.

Pero Louis si ellos pueden volverse invisibles con tanta facilidad, ¿qué les impide liberar a Júpiter? Con un poder así podrían hacerlo en un segundo. —Diana estaba maravillada con el truco de desaparición de Genevieve.

Había una sonrisa triste en el rostro de Rackham.

Esa fue la pregunta que hizo que me expulsaran de aquí hace diez años… —Pero entonces volvió a dirigirse a los demás— ¡Bueno amigos suficiente descanso! Tenemos un montón de naves que construir y nuestro buen Waldemar está un tanto ansioso así que ¡manos a la obra!

Los Cielos de Júpiter continuará el Lunes 3 de Febrero de 2014

En esta nueva edición el siguiente episodio saldrá el Miércoles 12 de Diciembre de 2018.

Comparte este artículo con tus amigos

Lobo7922

Creador de La Cueva del Lobo. Desde muy joven me sentí fascinado por la Ciencia Ficción y la Fantasía en todas sus vertientes, bien sea en literatura, videojuegos, cómics, cine, etc. Por eso es que he dedicado este blog a la creación y promoción de esos dos géneros en todas sus formas.

4 thoughts on “Los Cielos de Júpiter: Cheshire

Deja tu comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.