Ayer fue un día de locos para mi, por fin conseguí que me repararan la computadora y me vengo super feliz a mi casa, todo funciona a las mil maravillas y de repente descubro que el chamo que me reparó la máquina me formateó el disco también, no me di cuenta si no después de mucho rato pues fue muy cuidadoso en salvar mis configuraciones, escritorio, etc.
Lamenté bastante haber perdido algunos juegos cuyas partidas llevaba bastante avanzadas, pero estaba tan alegre de tener mi compu de regreso que no le presté mucha atención.
Me pongo a instalar mis jueguitos, empecé por “Sins of a Solar Empire”, me pongo a probarlo un rato, todo funcionando a las mil maravillas; a continuación instalo NeverWinter Nights 2, pero cuando me pongo a probarlo pasó algo super extraño, después de un rato el computador se apagó ¡¿Que es esto?! intento calmarme y me convenzo que debe ser algún problema de software, me dedico a instalar los drivers de video que estaban un tanto atrasados, etc. E instalo otro juego, esta vez otro de mis favoritos Ufo Afterlight; pero en cuanto me pongo a probar este otro vuelve a suceder lo mismo, la computadora se me apaga nuevamente, me quedé loco ¿cómo es posible esto? es decir yo entiendo que un juego se caiga y te vayas al escritorio de windows, también me ha pasado que la computadora se me reinicie por causa de un juego excesivamente exigente. Pero que se me apage la computadora es como demasiado.
Lo que más me extrañaba era que pasara con juegos que ya tienen algún tiempo como Afterlight y NeverWinter Nights 2 y no pasara con “Sins of a Solar Empire” que es un juego mucho más nuevo.
Apreté los cables, la apagué la prendí, le cambié el regulador, la cambié de enchufe, cambié las opciones gráficas en los juegos, las puse al mínimo, etc.
Nada el computador continuaba apagandoseme después de un rato que me ponía a jugar con esos dos juegos. Esa noche, mejor dicho esa madrugada, me fui a dormir pensando; “¿Será que se me dañó la tarjeta de video también?” “¿Tendré que comprar una tarjeta de video nueva?” “¿Será el procesador?” “¿Será la memoria?” La cabeza me daba vueltas y más vueltas y al mucho rato creo que me dormí.
Me desperté hoy como un zombie, llama y llama al técnico y nada, el chamo no me responde; entonces le di una visita a mis amigos Ennodio y Carlos en su trabajo y les expuse mi “terrible drama” (el apocalipsis es nada en comparación a mi tragedia) y Carlos que era el dueño previo de esa tarjeta me dice “¿No será que al chamo se le olvidó conectar la tarjeta de video a la fuente de poder?” ¡¡¡BINGO!!! eso era, yo me acuerdo que yo revisé la tarjeta bastante y no me fijé que ningún cable saliera de ella, tenía que ser eso; cuando llegué a mi casa me puse a revisar y efectivo no tenía ningún cable, busqué alguno de los cables que salía de la fuente de poder y se lo conecté a la tarjeta y ¡Perfecto! ningún problema.
¡Gracias Carlitos! 😀

Comparte este artículo con tus amigos