Este Post es una continuación a La Frontera Final, Alcanzar la Órbita

Saludos amigos, estos días he escrito un poco, pero me ha salido muy largo, y se me va el tiempo; y como sé que ustedes tampoco tienen tiempo para leer tanto, aqui les dejo esta parte

Una Civilización Asfixiada
Muchas veces cuando vemos o leemos una historia de ciencia ficción, el autor nos describe mundos de gigantescos edificios, experimentos que utilizan increíbles cantidades de energía o naves espaciales que viajan a velocidades fantásticas.
Desde nuestro punto de vista, semejantes descripciones nos resultan increíbles. Después de todo, nuestra existencia transcurre en un universo de limitaciones, el costo de la gasolina, pagar por la comida, la mensualidad de la energía eléctrica, la inicial para la casa, ¡y la inflación! No nos olvidemos de la inflación.

Inflacion
¿Por qué suben de precios los alimentos, las casas, la gasolina y la electricidad? Por nombrar solo unas cuantas. Pues la respuesta es muy sencilla; por que cada día, habemos mas personas consumiendo los mismos bienes.
Ciertamente esta regla no puede aplicarse a todo. Por ejemplo con la debida administración sería posible extraer mas petróleo, con esto se reduciría el costo de los combustibles y se abarataría el precio del transporte y mejoraría el comercio. Sin embargo, el que se extraiga el petróleo mas rápido, no significa que se “produzca petróleo” El petróleo es producido en un largísimo proceso geológico que dura milenios.
Claro, podrán encontrarse nuevos yacimientos de petróleo, podremos inventar nuevos métodos para extraer petróleo de áreas que antes nos parecían imposibles. Pero la realidad continúa siendo la misma; cada vez hay mas gente y cada vez hay menos petróleo.

Ahora tomemos el ejemplo de los alimentos. La ciencia de la agricultura avanza todos los días a pasos agigantados, a través de la ingeniería genética se diseñan nuevos cultivos que producen mas, con la química se crean fertilizantes que funcionan mejor (y a mejores precios) y por si fuera poco con el surgimiento del comercio mundial, los cultivos se especializan, y diferentes áreas en el mundo se vuelven expertas en la producción de un tipo específico de alimento. Pero todas estas maravillas no ocultan la triste realidad, todos los días hay gente que muere de hambre en todo el mundo. Y ¿esto por qué? La velocidad a la que la población de seres humanos crece, es muy superior a la velocidad a la que podemos crear nuevos alimentos.

El mismo principio puede aplicarse a todo en nuestra existencia planetaria, la población humana crece y crece y los recursos de nuestro planeta continúan igual. Podemos descubrir nuevas fuentes de energía, podemos producir nuevos alimentos, etc.
Pero la realidad sigue siendo la misma, el planeta tiene un límite y la velocidad a la que nos reproducimos no.

Para el desarrollo de nuestra civilización, la necesidad fundamental que necesitamos satisfacer, es la creciente necesidad de energía.
Vehículos, computadores, fábricas, etc. En el caso de la energía no es solo que cada día hay mas individuos, es que cada uno de esos individuos consume mas energía día tras día. Este desmesurado aumento es debido al avance de nuestra tecnología, es decir estamos utilizando mas energía para tener una vida más cómoda.
También podríamos decir que nuestra tecnología se vuelve cada vez mas eficiente en absorber energía y reducir la entropía a nuestro alrededor, pero es un concepto complejo.

Una Civilización sedienta de energía
En estos momentos la principal fuente de energía de nuestra civilización es el petróleo, como ya comentábamos, la velocidad a la que podemos obtener petróleo no se compara a la velocidad a la que lo consumimos. Pero han surgido varias alternativas, entre ellas la energía nuclear, la energía eólica y la energía solar.

Tomemos el caso de la energía nuclear, atrás quedaron los días de Chernobyl. Los nuevos diseños de reactores nucleares son cada vez mas seguros y eficientes. Desde hace años existen reactores nucleares que pueden funcionar de forma mas segura con Torio en lugar de Uranio, y que no solo tiene un impacto ambiental sumamente reducido, la reacción es tan eficiente que incluso puede consumir desechos nucleares de reactores antiguos y reducir la contaminación nuclear aún mas.
Sin embargo, construyendo reactores nucleares a toda velocidad alrededor del mundo, descubriríamos que aún quedarían zonas del planeta incapaces de satisfacer sus necesidades energéticas básicas. Pero incluso en las zonas mas desarrolladas del planeta, continuaríamos encontrándonos con restricciones al desarrollo. Curiosamente entre mas exitosos somos, mas rápidamente nos reproducimos y mas energía consumimos.

La energía eólica, también es un caso prometedor pero existen países como Alemania que ya han descubierto sus limitaciones, no todas las áreas pueden obtener esta energía eficientemente y a medida que la población va creciendo, no se puede sacar mas viento de la nada. Evidentemente día tras día aparecen nuevos y mejores diseños de turbinas generadoras de energía; pero nadie puede ocultar la realidad, la energía eólica no es suficiente.

La energía solar, la mas prometedora de las llamadas fuentes de energía alternativa, también posee grandes ventajas, recordemos que es el Sol la fuente de energía que mueve todo el ciclo biológico en la Tierra. Estos tiempos de crisis energética han visto grandes avances en el área del aprovechamiento del astro rey. Nuevas superficies que recolectan la energía solar mas eficientemente; placas solares que pueden fabricarse a mejores precios, etc.
La energía solar es sin duda el mejor candidato para reemplazar nuestra dependencia del petróleo, pero los problemas de la energía solar son evidentes, variaciones atmosféricas que afectan el rendimiento y por supuesto el ciclo día y noche que reduce la producción de energía y deja a las placas solares completamente inoperantes durante las horas de oscuridad.

En la orbita de nuestro planeta, sin embargo, no hay perturbaciones atmosféricas y el ciclo día y noche se puede evitar completamente…

Comparte este artículo con tus amigos