El otro día conversaba con unos amigos y surgió el tema de la dificultad de los juegos y de cómo los desarrolladores parecen haber perdido la medida, la mayoría de las veces nos encontramos con juegos exageradamente fáciles, los enemigos se mueren con excesiva facilidad, los enigmas son demasiado fáciles, y la inteligencia artificial es exageradamente repetitiva y predecible; pero también nos encontramos con el otro extremo, los juegos que son exageradamente difíciles, casi como si los programadores no quisieran que termináramos su juego.

El Wii o la maldición de los juegos casuales

De un tiempo para acá ha surgido esta nueva ola de juegos “casuales” que no están apuntados al jugador tradicional, que está dispuesto a dedicarle horas y mas horas a un juego, por el contrario intenta capturar a las personas que tienen poco tiempo o que simplemente nunca se les ocurrió meterse con un videojuego.
El mejor ejemplo es el Wii, una consola maravillosa con miles de posibilidades, pero si nos fijamos bien veremos que en su mayoría los juegos son bastante fáciles.
La intención de estos juegos es entretener a la mayor cantidad de gente, por esto es que nos divertimos un mundo con el Wii cuando estamos en una fiesta, en un grupo grande, etc. Pero cuando estamos solos ni se nos pasa por la cabeza jugar con el Wii

¿Los Abandonados?

Entonces como las compañías quieren cada vez mas dinero ¿nos van a abandonar? ¿Quedamos los jugadores duros a la vera del camino? No lo creo, los jugadores casuales puede que sean una nueva fuente de ingreso, pero ni de lejos se van a gastar las cantidades de dinero que los “duros” nos gastamos, un jugador casual se compra un Wii, pero se da mala vida para pagar un PS3? Un jugador casual se compra una laptop, pero ¿se compra una Nvidia última generación?

Conclusión

Tendremos que tener mas cuidado, ahora no solo tendremos que fijarnos que el juego tenga una temática que nos guste, que tenga buenos gráficos, que tenga un estilo de juego que nos interese, etc. Ahora también debemos fijarnos que el nivel de dificultad se adapte a nuestro estilo de juego 😉

Comparte este artículo con tus amigos