En el futuro, todo son juegos

Capitalizando en la preferencia humana por un sistema de recompensas simples, los sociólogos fueron capaces de hacer a la gente mas inteligente, mas fuerte y mas ética.

El mayor poder recayó en aquellos que definirían, inteligente, fuerte y ético.

Dado que eran diseñadores y no jugadores, ninguno de sus buenos comportamientos fue estimulado por las recompensas de los juegos.

“¿Es ético robar comida para alimentar a la propia familia?”

“Eh… no lo sé, estoy revisando mi correo”

Esto trajo problemas.

“¡Cinco millones de puntos éticos por matar a cualquier Definidor que esté en desacuerdo conmigo!”

La población era leal a su ética previa, pero eran mas leales al sistema de recompensas

“¡Oh! Disparo a la cabeza, eso tiene un bono multiplicador, soy tan ético”.

La resultante carnicería forzó a todos a reconsiderar el sistema de puntos.

“¿Crees posible que exista un marco moral que no implique matar extraños continuamente?”

“Iiiinteresante…”

Bueno, por lo menos por un segundo o algo así.

¿Alice? ¿Estás bien? ¿Por qué me miras de esa manera?

Vía SMBC

Comparte este artículo con tus amigos