George Bernard Shaw

No dejamos de jugar porque hayamos envejecido, envejecemos porque dejamos de jugar.

George Bernard Shaw

Comparte este artículo con tus amigos