El síndrome Hyperion
Hace años, leí la novela Hyperion de Dan Simmons y me gustó tanto que empecé a recomendársela a cuanto ser humano me encontraba, en todos los foros y en todas las listas de correo que encontraba. Sin embargo cuando terminé de leer la serie, las últimas novelas me parecieron tan malas que me arrepentí de haber anunciado con tanto biombo y platillo la obra de Simmons.
Evidentemente cada novela tiene su propio merito, y la obra de arte que fue la primera novela, no debería pagar por los errores cometidos en las últimas, pero todas las novelas eran una sola obra aunque dividida en piezas.
Así pues desde entonces quedé con una suerte de trauma, ahora soy muy cuidadoso al recomendar obras que están divididas en partes, prefiero terminar de disfrutar el trabajo completa antes de dar mi opinión, pero en el caso de Code Geass, hice una excepción, por que la primera parte me pareció tan buena, que me pareció que aunque la continuación fuese terriblemente mala, la primera parte tenía su merito aunque por supuesto tuvo sus detalles.

¿Qué tal la segunda parte?
La segunda temporada es donde Code Geass muestra todo su potencial, si bien se introducen nuevos personajes y nuevas historias secundarias, el arco principal se desarrolla maravillosamente, para aquellos que no han visto la primera parte por miedo a que la segunda parte no estuviera a la altura, no hay nada que temer, adelante, se trata de una historia magnifica.

Distanciamiento de Death Note
Una de las grandes críticas que todo el mundo le hacía a Code Geass, era que era muy similar a Death Note, pero en esta segunda temporada en donde se profundiza en la personalidad del protagonista y la historia alcanza nuevas altitudes; el guión de Code Geass obtiene su madurez y se convierte en un clásico del anime por merito propio.

Code Geass como un todo
Una historia muy bien pensada, muy bien planeada, con una enorme cantidad de intriga, dilemas morales y uno de los finales mas espectaculares que haya conocido la historia del animé.

Con Spoilers, esta parte de la review contiene mucha información de la película y destroza cualquier sorpresa que pueda contener la trama, si aún no has visto la película, sería buena idea dejar de leer ahora, quedas advertido:

El bajón
Lo primero que me impacta de la segunda temporada es el bajón en el ritmo de acción, veníamos de un momento cumbre al final de la segunda temporada, momentos críticos en donde todo se sucedía con enorme velocidad, y de repente el cambio en el primer capítulo de la continuación es total, claro hay acción, pero muy distinta.
Este cambio de ritmo es inevitable y es una técnica que los guionistas utilizan mucho hoy día, pero que puede datarse mucho más atrás, fijémonos por ejemplo en el clásico El Señor de los Anillos, en donde la acción sube y baja continuamente.
Esta es una oportunidad que se da a si mismo el guionista de empezar de nuevo, y para el público de retomar la historia como si fuera nueva, nos da tiempo de recordar todos los detalles y de reevaluar la historia desde una nueva perspectiva.
Observemos el detalle que al igual que nosotros no recordábamos todos los detalles de la historia anterior, nuestro protagonista Lelouch, también ha perdido la memoria, con lo que los guionistas consiguen identificar al público incluso mas que antes.
Aunque por supuesto pega, yo personalmente sentí como que empecé viendo la historia desde el capítulo equivocado 🙂

Nuevos personajes
Evidentemente Lelouch necesita nuevos desafíos y nuevos enemigos, de allí que se incluya a los caballeros de la mesa redonda.
Por otro lado Rollo es un personaje difícil de comprender, sobre todo ese aspecto afeminado del personaje, ¿se dejaron llevar los guionistas por el aspecto de los personajes diseñados por las Clamps?
Es triste que aunque aparecen personajes nuevos hay personajes que no terminan de desarrollarse, como el caso de Rivalz quien nunca termina de tener un papel importante en la historia o el caso de Nina, que parecía ser un personaje con tanto potencial, pero que no es aprovechado al máximo.

Dos finales
Code Geass es la clase de historia que pareciera tener dos finales, el primer final es cuando Lelouch se enfrenta a su padre, un hombre a quien no le importa nada en nombre de sus ideales y sus sueños.
Esta parte de la historia es el final normal, el climax habitual lo que cualquiera hubiese esperado de Code Geass, lo sorprendente es que no es el final, que la historia continua y que hay un segundo final muchísimo mejor.

El final épico
El final en donde Lelouch derrota al verdadero enemigo, él mismo, quien se ha convertido en todos los males que había pretendido evitar, convirtiéndose entonces en la verdadera encarnación del héroe, del mesías, el que se sacrifica a si mismo y ni siquiera obtiene ningún reconocimiento por ello.

Comparte este artículo con tus amigos