El famoso escritor de ciencia ficción, Arthur C. Clarke, ha aparecido en YouTube respaldando a Google y a los organizadores del X prize.

Queridos amigos este es Arthur C. Clarke hablándoles desde Colombo Sri Lanka, les envío saludos y buenos deseos en el comienzo de una aventura que será el escenario de los sueños de tantos de nosotros; la permanente separación de la humanidad de su cuna para convertirnos en una especie multiplanetaria.
Es afortunado que el inicio de este evento en la historia de la humanidad sea catalizado por los nuevos y jóvenes líderes de nuestra era de la información. Una era de progreso que permanece para cambiar reglas, conquistar grandes sueños, el premio Orteig cambió la aviación futura al inspirar la creación del “Spirit of St. Louis” por Charles Lindbergh; El premio X Ansari, cambió el futuro del vuelo espacial al inspirar la creación de la “SpaceShip One” por Burt Rutan; Ahora el premio Google Lunar X inspirará una nueva flota de naves privadas que llevarán a la humanidad de regreso a la Luna. Con todo lo que ocurre hoy una nueva raza de exploradores espaciales privados será inspirada para alcanzar otro mundo, la imaginación se elevará y la humanidad mirará una vez más a la luna en lo alto con una nueva perspectiva ahora que la saben dentro de su alcance.
Estaré celebrando mi nonagésimo cumpleaños en Diciembre, unas pocas semanas después que la era espacial haya cumplido su primera media centuria, cuando la entonces llamada Unión Sovietica lanzó el “Sputnik” el cuatro de Diciembre de 1957, le tomo al mundo unos cinco minutos entender lo que había pasado; y aunque he estado hablando y escribiendo sobre el espacio durante años, aquel momento aún brilla en mi memoria. Yo estaba en Barcelona atendiendo el octavo congreso de Astronáutica; estábamos en nuestras habitaciones de hotel, después de un ocupado día de presentaciones, cuando la noticia llegó, fui despertado por periodistas buscando comentarios sobre la nave soviética; nuestras teorías y especulaciones se habían convertido en realidad. Yo siempre pensé que la humanidad alcanzaría la Luna, pero nunca creí realmente que viviría para verlo y estaba seguro que no viviría para verlo terminar. Yo no sabía que estaba presenciando el renacimiento de la carrera. Tenemos que ir a la Luna por las razones correctas, debemos encontrar los mercados para operaciones provechosas que inspirarán a los empresarios y los líderes de negocio tanto como a los científicos e ingenieros, esa es la única manera de asegurar permanencia. Sin desmerecer los remarcables logros de los pasados cincuenta años, creo que la edad dorada del vuelo espacial está delante de nosotros.
Durante 2006 seguí el interés internacional en el vuelo espacial privado. Antes del fin de esta década muchos pasajeros pagarán para volar al espacio en naves espaciales privadas construidas por una nueva generación de ingenieros y empresarios con una imparable pasión por el espacio. Yo aún tengo esperanzas de poder hacerlo yo mismo. Y en las próximas cincuenta décadas miles de personas ganarán acceso al reino orbital, y gracias al premio Google X a la Luna e incluso más allá. Claro no puedo más que darles mi apoyo a estos aventureros que por cierto se convertirán en Astro-empresarios cuando alcancen la Luna.
Unos cuarenta años atrás Stanley Kubrick y yo generamos varios miles de cintas de celuloide especulando sobre un posible escenario y como la realidad es más extraña que la ficción, me gustaría hacer mi apuesta al ofrecer mi bono personal al premio Lunar de Google si alguno de los concursantes detecta una extraña anomalía electromagnética por debajo de la superficie de la Luna.
Permítanme leerles un extracto de mi libro “First on the Moon” de 1970,
este pasaje es más importante hoy de lo que fue en los días del Apollo, dice en el libro “Y puede ser que lo más extraño sea, que será exactamente lo opuesto a lo que creían los antiguos, que las estrellas gobernaban el destino de los hombre; el día vendrá cuando los hombres controlarán el destino de las estrellas.”
Con los hechos que se están sucediendo me pregunto si esta profecía podría estar más cerca.
Felicito a Peter Diamandis y la Fundación del premio X por presentar otra remarcable desafío que en muy poco tiempo transformará el mundo una vez más y a todos aquellos que respaldan esto para que sea posible.
Si puedo prestar algunas líneas de mi amigo Neil; este es un pequeño salto para Google pero un enorme salto para la Googlenidad.
Los estaré observando con gran interés a medida que su aventura se desarrolla.
Este es Arthur C. Clarke desde Sri Lanka.
Que la nueva carrera hacia la Luna comience…

La traducción está lejos de ser perfecta, pero se hace lo que se puede, cualquier ayuda o corrección se agradece.

Comparte este artículo con tus amigos