Asimov

Los milagros no ocurren, el sudor ocurre, el esfuerzo ocurre, el pensamiento ocurre, y queda en nosotros ayudarnos

Isaac Asimov

Comparte este artículo con tus amigos