La primacía de los tontos es insuperable y está garantizada para siempre. Su falta de coherencia alivia, empero, el terror de su nepotismo.
Albert Einstein

Comparte este artículo con tus amigos