m-escher-ants

“Llegamos esta mañana y no hemos sido bien recibidos, pues en la playa no había nadie a no ser montones de individuos muertos y montones de pedazos de individuos, tanques y camiones destrozados.”

He llegado al día 21 del Reto de los 30 Libros, hoy reseño “Uno de cuentos” (no valen antologías). Me la pone difícil el señor Montenegro ¿cómo que un libro de cuentos que no sea una antología? Así que lo siento, sale antología.

Mas de diez años atrás, en Barquisimeto todavía quedaban algunas pocas librerías “de las de antes” sobrevivían vendiendo textos escolares y autoayuda, pero algunas librerías aún tenían uno que otro libro interesante, yo solía pasearme por esas librerías “cazando libros” y me conseguí este libro de Boris Vian por un precio risible, no conocía el libro ni al autor, pero a tal precio podía arriesgarme, y me salió bien 🙂

La literatura de Boris Vian es extraña, posee un humor negro que lo envuelve todo, una mirada burlona a un mundo sin sentido, y así son los cuentos que vemos en Las Hormigas. Historias que suceden en un universo sin pies ni cabeza, y en donde (al igual que nosotros) los personajes se limitan a aceptar aquel desacierto sin mayor sorpresa. El soldado que jura que saldrá de la guerra sin un rasguño, el enfermo que vende su sudor de frente como refresco, la conserje que quiere darle su “coneja” a su inquilino, etc.

y por supuesto detrás de aquel humor hay una profunda crítica a nuestro mundo, a la humanidad, la guerra, la corrupción de las instituciones etc. A primera vista parece que está uno leyendo las locuras de un demente, pero de pronto comprende que se trata de un genio.

Terminé Las Hormigas rápidamente y al día siguiente corrí a comprar los otros libros de Vian que también estaban a muy buen precio ¡Jajaja! xD

Comparte este artículo con tus amigos