Ciencia Ficción 27

Continuamos con el Reto de los 30 Libros, hoy toca reseñar “El primer libro que leyó en su vida”.

Yo fui un gran lector desde muy niño, recuerdo aquellos libros de “Soy una Escuela”, “Soy un Pez”, “Soy una Granja”, etc. Mi mamá me los leía una y otra vez e incluso ¡me los cantaba! Les inventaba música y hacía canciones con los libros (genial mamá, te amo, muchas gracias) recuerdo que siendo muy niño mi ellas misma me compró una colección de cómics con historias clásicas como Aladino, el Sastrecillo Valiente, Viaje al Centro de la Tierra, etc. Otros libros que recuerdo con cariño son aquellos “El Libro de mi Mundo 1 y 2” que leí una y otra vez, y el “Libro de los Animales de Charlie Brown, que casi me aprendí de memoria. Además mi mamá tenía una amiga (Silvia de Barrios) que era dueña de una librería y cuando íbamos a visitarla yo simplemente subía al depósito a leer y leer, porque allá arriba había una infinitud de libros para niños, los libros del colegio los leía todos el mismo día que me los compraban,  recuerdo también que me encantaba leer las revistas Selecciones que compraba mi mamá, y yo mismo después compré también muchas revistas.

También siempre me gustaron las “cosas espaciales” los robots, las naves, las “cosas galácticas” y por fin un día descubrí que todas esas “cosas” se englobaban bajo un nombre “Ciencia – Ficción”.

Pero ¿cuando realmente leí un libro? No un libro para niños, no un libro para aprender a leer, un libro de verdad…

Un día, una señora se puso a vender libros usados en la esquina de la vereda de mi casa, tenía muchos libros, y un día fuimos y compramos muchos libros, entre esos libros estaban estas recopilaciones de cuentos de Ciencia Ficción que la editorial Brugera sacó por allá por los 70’s y que son relatos seleccionados de “La Revista de Fantasía Ciencia Ficción” (The Magazine of Fantasy and Science Fiction) y que titularon sencillamente como “Selección 27” o el número que tocara en aquel momento.

Yo comencé por leer este Selección 27, que inicia con un relato que para mi es todo un clásico “La Jaula” de Bertram Chandler, en donde el autor analiza la naturaleza de la inteligencia y del como podría una especie inteligente reconocer a otra. Es Ciencia Ficción clásica, con ese toque de revista pulp que tanto conocemos.

Leyendo aquel relato la cabeza me dio vueltas, la cantidad de palabras, la forma en que escribía el autor, creo que nunca había leído una cosa tan compleja, recuerdo que leía una y otra vez los mismos párrafos para poder entenderlos realmente, para poder comprender su significado. Y al mismo tiempo era tan genial, ¡finalmente estaba leyendo Ciencia Ficción de verdad!

Amor S. A. de Robert Sheckley, Pliegue en el Tiempo de John Wyndham, Misión de Rescate de Gordon R. Dickson, Emily y los Bardos sublimes de Robert F. Young, El Malentendido de Ruth Goldsmith, Una Curiosa Excursión de Placer del propio Mark Twain.

Y un par de historias, primero la clásica de Kurt Vonnegut Jr. “Harrison Bergeron” que es emblemática de la Ciencia Ficción, y “La Noche Muere” de un tal Isaac Asimov

Ciertamente no es la mejor de las historias de Asimov, pero en los otros libros que compramos ese día, estaban otros relatos del mismo autor, y además un libraco enorme llamado “Introducción a la Ciencia” que en enormes letras en su portada también decía ISAAC ASIMOV, y así comenzó mi amor por este autor.

Con la introducción y los comentarios de Carlo Frabetti, aquel libro marcó mis inicios como lector 🙂

Comparte este artículo con tus amigos