Hay películas que uno no puede dejar de ver. Algunas son unos clásicos globales, otras porque son referencias a un género especifico, y a veces cuando  se mueve en ciertos círculos tiene que conocerlas para poder fluir. Otras son, en cierta forma, un clásico personal. Una película que te gusta tanto, sin importar lo que digan los demás, que puedes verla una y otra vez. Tomarla desde cualquier punto y disfrutarla igual. Eso me ha pasado a mí con pocas películas, una de ellas es Constantine(aunque le perdí algo de gusto después que comencé a leer Hellblazer) otra de ellas es la película que vengo a comentar y que dije comentaría hace mucho tiempo, me refiero a Bunraku.

 

Bunraku  es una película de acción y artes marciales dirigida por Guy Moshe, basada en el guion de Boaz Davidson.La historia tiene entre los miembros de su casting a Josh Hartnett, Demi Moore,Woody Harrelson, Ron Perlman, Kevin McKidd, y Kamui Gakuto . 

El titulo de la película deriva de una forma de teatro japonesa conocida como Bunraku, esta tiene alrededor de 400 años de existencia y se realiza con títeres. Curiosamente estas historias tienen un narrador, y los títeres son manejados por titiriteros vestidos de negro que se funden con el fondo. 

La película toma esta idea para narrarnos y estética, para contarnos una historia clásica que sintetiza en gran medida, un sinfín de elementos que son propio de las películas de Samurái y un Western. 

Trama

 

El Asesino  Nro. 2
Nuestra historia está ambientada en un momento histórico posterior a  una gran conflagración mundial. Después de esta, la humanidad decidió execrar y prohibir las armas de fuego. Pero la violencia del ser humano no está en las armas, sino en el mismo ser, y las espadas, que otrora habían cedido su espacio a las pistolas, vuelven a aparecer robándole a las pistolas lo que les pertenece por derecho. 

La historia se ubica en  una misteriosa ciudad controlada por Nicola, el Leñador, el hombre más peligroso de la Costa Este del Atlántico. Nicola controla la ciudad a través de su banda conocida como los Asesinos, los cuales están numerados del 2 al 9, siendo el Asesino Nro. 2 la mano derecha de Nicola. A este escenario llegan Yoshi, un joven samurái cumpliendo la última voluntad de su padre, y un misterioso Vagabundo en busca de venganza. 

Estas dos figuras chocaran, para luego unirse y hacerle frente a la banda de Nicola, todo esto gracias al Bartender del Jinete sin montura. La frenética acción desembocara en una lucha entre bandas por el espíritu de la ciudad. 

Comentario

 

Bunraku es un film inusual, no solo por su estética que combina elementos de la vida real, con los propios del teatro Bunraku. No solo porque tiene una estética que evoca a Sin City y 300. No solo porque me costó ubicarla en un género. Yo pensaba que era ciencia ficción post-apocalíptica (que tiene algo de ello) aderezada con un ligero toque pulp (que lo tiene) condimentada con un ligero toque dieselpunk y un sabor a  cine noir (que lo tiene, sobre todo en la estética) sino por los diálogos, que suelen ser muy profundos, muy orientales. De verdad asombroso. 

En lo referente a la música genial y la estética es realmente interesante, porque las escenas de transición y algunas locaciones parecen hechas con papel a través del origami. En lo referente a la historia. La misma es sencilla, carece de pretensiones o intentos fútiles de ser una gran obra, ella está allí para entretenernos no más, lo que tu desees leer es cosa tuya, y vaya que uno puede reflexionar sobre este film. Después de que lo he visto tantas veces se me ocurren muchas ideas, de verdad hay guiño tras guiño a la historia de nuestro siglo. 

En cuanto a los personajes, pues todos destacan. Cada uno tiene su gracia, pero quien me gusta sobre todos ellos es el Asesino Nro.2 interpretado por Kevin Mckidd. El personaje tiene una actitud burlona, que recuerda al mono como personaje del teatro chino. Su estilo de combate es bufonesco, pero a la vez letal. Es un personaje que sabe que tiene cierto control fáctico, pero no todo el control formal, pues Nicola está por encima de él. Lo interesante es que el Leñador gobierna más por el miedo que por su fiereza, aunque eso no significa que el personaje sea un cobarde. Me recuerda un poco a la idea del Samurái que debe asustar a su enemigo para derrotarlo mental y moralmente, y así poder vencerlo materialmente con facilidad. Allí hay un poco de Maquiavelo y Sun Tzu. (Me puse profundo) 

Por otro lado la película tiene escenas geniales, sobre todo cuando los héroes (cual videojuego de pelea) se enfrentan a un par de asesinos que se le asemejan en apariencia y en estilo, pero divergen en actitud. Es el héroe matando a su sombra, para poder emerger libre para enfrentar al reto final. (Alarma de profundidad) como sea es una historia a la que no le tengo reproche alguno, sinceramente le he cogido mucho cariño como para verle algo malo, si alguno de ustedes que lee esto, la ve y le encuentra un pero, háganmelo saber. 

Por último creo que lo más interesante de la película y, probablemente, la intención del guionista y el director, era contar una historia con personas vivas, pero usando la metodología narrativa del teatro bunraku. Una síntesis, una articulación de dos historias y formas narrativas de dos culturas diferentes. 

 

En fin, es una película que recomiendo con fe y ojos cerrados 1000% no hay decepción alguna. Y, si la hay, pues vengan y coméntenla por aquí. 

Entradas relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos