En una sociedad cerrada donde todo el mundo es culpable, el único crimen es ser atrapado. En un mundo de ladrones, el único pecado final es la estupidez.

Hunter S. Thompson

Artículos Relacionadas:

Comparte este artículo con tus amigos